Las artesanas defienden el valor de su trabajo con un mercado en Las Meanas

Yolanda García, junto a su puesto de tocados. / PATRICIA BREGÓN
Yolanda García, junto a su puesto de tocados. / PATRICIA BREGÓN

El colectivo D'Aky reivindica la profesión y destaca la «innovación y creatividad» de todas las mujeres que trabajan en estos sectores

S. G. AVILÉS.

Creatividad, variedad y calidad. Tres cualidades que quisieron poner en valor ayer las mujeres que componen el colectivo D'Aky, que ayer organizó el segundo 'Mercado Artesanal de Mujeres' de Avilés en Las Meanas. Las artesanas aprovecharon la ocasión para poner en valor de su trabajo a la vez que mostraron las diferentes modalidades de artesanía.

Todas coinciden en que el trabajo hecho a mano no está lo suficientemente reconocido como para que los clientes sepan valorarlo y pagarlo como tal. «Hay un problema grande de concienciación. La gente debería pararse a pensar que detrás de cada pieza, que es exclusiva, hay muchas horas de trabajo que no se pagan», explicó Yolanda García, de 'Contodomiarte', que elabora tocados, diademas y bisutería a mano. Igual que ella, sus compañeras destacaron también la «innovación y creatividad que todas las mujeres imprimen en las piezas que realizan. Esto no es lo mismo de siempre, se apuesta por realizar y vender piezas únicas y diferentes. En ese aspecto si que sentimos que se valora bien nuestro trabajo», comentó Viki Abejón, de Gijón y propietaria de la marca 'Malechic', con la que realiza maletas con réplicas de juguetes tradicionales.

Los mercadillos, como el de ayer en Las Meanas, les sirven de carta de presentación y de ventana para mostrar todas sus creaciones. «La artesanía aún no tiene mucho espacio aunque poco a poco va cogiendo auge. Los mercados te ayudan a darte a conocer y a fidelizar clientes», explica Cristina Dinis, de Riosa, que elabora flores de tela y bisutería en plata. Esta ventana al mundo también se la ofrecen las redes sociales, «es el sitio más barato para dar a conocer tu trabajo e incluso venderlo», comenta Susana Penín, de Avilés y dueña de 'La maleta de Tucha', que crea muñecos con técnicas de croché y ganchillo.

Mónica Herrador, de Pravia, realiza complementos con tela, estudió Bellas Artes y se metió en el mundo de los mercadillos hace tres años. «Me gusta venir a estos eventos porque puedes enseñar todo lo que haces. Más que por lo que vendes es por los clientes que puedes hacer. A veces vendes una pieza y que esas personas te llamen después para encargarte otras», comenta.

El paseo de Las Meanas mostró ayer productos gastronómicos, bisutería, complementos, juguetes y piezas en madera. «La variedad es grande, hay que valorar más el esfuerzo que se hace y la calidad de todo lo que ofrecemos. Los bazares hacen daño pero son los clientes los que tienen que saber diferenciar», comentaron las artesanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos