El arzobispo invita a vivir «el encuentro interior» en Semana Santa

Ataviando a un niño de Nuestra Señora de Los Dolores./
Ataviando a un niño de Nuestra Señora de Los Dolores.

Las cofradías de Jesusín de Galiana, San Juan, La Dolorosa y cientos de fieles arropan a Jesús Sanz en la lectura del sermón en Santo Tomás El mal tiempo provoca la suspensión de la procesión del Miércoles Santos

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El mal tiempo provocó ayer la suspensión de la procesión del Santo Encuentro, una de las más importantes de la Semana Santa avilesina, motivando que el arzobispo, Jesús Sanz Montes, leyese el sermón en el templo de San Nicolás de Bari, arropado por cientos de fieles e integrantes de las cofradías de San Juan Evangelista, Jesusín de Galiana y Nuestra Señora de Los Dolores, conocida popularmente como La Dolorosa.

De esta manera, las celebraciones penitenciales avilesinas ya suman tres procesiones suspendidas en un año donde el mal tiempo se está convirtiendo en el protagonista no esperado de las celebraciones. Lo peor es que, con las previsiones sobre la mesa, la cifra podría ir en aumento y seguir aplicándose el protocolo de lluvias.

Ayer miércoles, las cofradías aguantaron hasta el último momento. Después de los primeros chubascos de la tarde, todo apuntaba a que la lluvia se convertía en llovizna, molesta pero suficiente para salir. Sin embargo, las esperanzas se disolvían con los aguaceros que comenzaron a caer, incrementando las dudas de los cofrades. De esta manera, sobre las ocho de la tarde, media hora antes del inicio del recorrido penitencial, los tres hermanos mayores se citaron para tomar una decisión.

La fina lluvia no amedrentaba a los cofrades y se tomó la decisión de salir. Sin embargo, unos minutos después, un fuerte aguacero echó por tierra todas las ilusiones. Ante esa intermitencia, sobre las ocho y veinte se decidía suspender la procesión ante los riesgos que suponía esta inestabilidad.

La decisión no evitó que, en ese momento, numerosas personas se agolpasen en los soportales de la plaza de España, buscando un buen lugar para presenciar el Encuentro, uno de los momentos más emotivos de las celebraciones.

En San Nicolás

La lectura del sermón se trasladaba al templo de San Nicolás de Bari. Las tres cofradías se distribuían en diferentes puntos de la Iglesia para simbolizar el momento central de la suspendida procesión. La Cofradía de Jesusín de Galiana regresó a la capilla de San Roque para dejar a su Cristo, lo que motivó una espera en la que la Coral Avilesina interpretó diferentes temas religiosos.

Ya con todos los cofrades en el templo y con cientos de fieles, el párroco, Alfonso López, lamentó el clima adverso y más en una jornada en la que los 'sanjuaninos' celebraban el setenta aniversario de su primera salida. Algunos cofrades no ocultaban su desánimo y tristeza por la situación, sin que faltasen las palabras de ánimo de sus compañeros.

«La procesión va por dentro»

También del arzobispo, Jesús Sanz Montes, que había esperado en la sacristía de San Nicolás la resolución de las dudas sobre el recorrido, aludió a esta situación. Reconoció y alabó el trabajo de los cofrades y los ánimo a trabajar «la procesión que va por dentro».

Y es que en su sermón, subrayó la dimensión «profundamente cristiana» de estos días y su vigencia. No sólo porque recordó que el mensaje de Cristo es «una historia de amor verdadero» que «da la libertad a los hombres». También subrayó que «la Pasión de Dios es tan actual como cada uno de nosotros», antes de desgranar la dimensión cristiana del Santo Encuentro.

Tras el sermón, Alfonso López animó a los cofrades a «sobreponerse» y «no perder la ilusión», antes de cerrar la celebración religiosa cantando la Salve. Tras ella, cuando los fieles comenzaron a salir del templo, Jesús Sanz se acercó a saludar a las tres cofradías, fotografiándose con quien lo podía y renovando sus palabras de ánimo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos