El asador de los cines Marta prevé abrir al público a finales de este año

Imagen actual de la fachada principal del edificio que albergó a los cines Marta. /  MARIETA
Imagen actual de la fachada principal del edificio que albergó a los cines Marta. / MARIETA

La tramitación de licencias no depende exclusivamente del Plan del Casco Histórico, por lo que podría tener el permiso de construcción después del verano

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Si todo sale según lo previsto por la propiedad, las butacas de los antiguos cines Marta de Avilés albergarán comensales en vez de cinéfilos a finales de este ejercicio. Aunque el proyecto acumula casi un año de retraso, su tramitación sigue en marcha, ya está redactado por un estudio de arquitectura avilesino, el mismo que dirigió en su día la remodelación de la plaza de abastos de Avilés en el recinto de los Hermanos Orbón, y se espera que todos los permisos estén listos al finalizar el verano.

A partir de ese momento se pondrán en marcha las obras de vaciado de unos 1.000 metros cuadrados que ocupa la planta baja del edificio para acondicionarlo como asador. La duración de los trabajos está estimada en cuatro meses. Así, el nuevo restaurante abriría en el inicio de la calle de Rivero a finales de este año o a principios de 2019, según han confirmado a este periódico los nuevos propietarios de este histórico inmueble.

Aunque se había creado confusión sobre las causas del retraso en la puesta en marcha del proyecto, no son imputables a la falta de aprobación del Plan Especial del Casco Histórico de Avilés. De hecho, solo la fachada del edificio está protegida y en el resto del conjunto estaría libre de construcción, salvo una pequeña parte que no es significativa del conjunto del proyecto y que sí aparece en una de las fichas del plan.

En cualquier caso, según fuentes municipales consultadas por este periódico, se pueden tramitar las correspondientes licencias de forma paralela según ambos planeamientos, el vigente y el nuevo plan especial, lo que permite agilizar el proyecto y obtener el permiso para iniciar las obras en el grueso del edificio que albergará el nuevo negocio hostelero. «Faltan solo dos o tres flecos», aseguró al respecto a LA VOZ DE AVILÉS Juan Carlos Fernández, socio de Restaurgal, el grupo gallego propietario del inmueble.

Expansión en Avilés

Restaurgal compró hace casi un año el Palacio de Llano Ponte, edificio emblemático de la plaza de España de Avilés que ocupaban los Cines Marta y María, tal y como adelantó en abril LA VOZ DE AVILÉS.

La intención de los socios era abrir un gran asador en la primavera de 2018, pero la tramitación de licencias retrasará sus planes hasta el mes de diciembre próximo, o al inicio del año 2019.

«Nos gustó mucho el edificio, es emblemático, grande, y está en plena plaza del Ayuntamiento», declaró en su día a este periódico Juan Carlos Fernández, socio de Restaurgal junto a Esther Montero. La elección de Avilés no fue casual y fue el resultado de un estudio pormenorizado del potencial turístico y económico de la ciudad. De hecho, los socios viajan con frecuencia a conocer el entorno de su nuevo negocio. Lo hicieron antes de la adquisición, pero siguen haciéndolo desde que se inició la tramitación de las licencias en el Ayuntamiento.

«En nuestros asadores de la zona de Foz y Viveiro tenemos mucha clientela asturiana, de hecho los fines de semana el 40% son de Asturias», destacó Fernández como una de las razones del desembarco de su grupo en Avilés. Además, considera la situación de la ciudad como «privilegiada», no solo por la cercanía con Galicia, sino con las dos principales ciudades de Asturias, Oviedo y Gijón, al igual que otras localidades del centro del Principado.

«Viajo mucho a Avilés últimamente, me gusta ver el entorno y comer en los restaurantes del centro», añadía el pasado año el empresario gallego. En este sentido, también valora «que Avilés ha cambiado mucho, está muy guapo en el centro. Además, es muy cómodo, muy accesible. Aparcas en el párking de la plaza de España y ya estás en el centro».

Es ese acercamiento a la gastronomía local el que le lleva a decir que La Quinta de Avilés -así se llamará el asador que ocupará los antiguos cines Marta- será un concepto de restaurante «totalmente distinto a lo que ya hay en la ciudad. Apostaremos por aprovechar que es un edificio emblemático para darle una decoración espectacular».

El grupo Restaurgal ocupará por el momento la planta baja del Palacio de Llano Ponte. Serán entre novecientos y mil metros cuadrados en los que abrirá el nuevo asador, «con parrilla, zona de asados para todo tipo de pescados y carne, pulpería y, por supuesto, zona de tapeo», según explicó Juan Carlos Fernández. En este sentido, confirmó ayer a este periódico que por el momento la planta superior no será rehabilitada, continuará tal y como está ya que no entra dentro de las necesidades del negocio. Las previsiones pasan por la creación de una treintena de empleos en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos