Asturias es la provincia española con más pueblos abandonados

Felipe González de Canales, presidente de la Red Estatal de Desarrollo Rural, reclama en La Granda un plan nacional contra la despoblación

M. PICHEL AVILÉS.

Asturias es la provincia española que cuenta con más pueblos abandonados. Si la cuenta se hace por comunidades autónomas, la asturiana solo se ve superada por Galicia. Un grave problema, el de la despoblación rural, que fue tratado ayer en los cursos de verano de La Granda por el presidente de la Red Estatal de Desarrollo Rural y del Instituto de Desarrollo Comunitario, Felipe González de Canales López Obrero. El veterano dirigente agrario, secretario en su día de Jóvenes Agricultores, reclamó un plan estatal para combatir un problema estructural del país. «La única forma de abordarlo es con una política de Estado, con la colaboración público-privada», afirmó.

«O se hace una política de Estado para afrontar este problema, o es imposible de solucionar», afirmó González de Canales. Una cuestión que vinculó a un proceso histórico como la Reconquista. «Siempre se ha tenido que repoblar el país, un proceso que vuelve a darse en la conquista de América, con castellanos, y en la de Filipinas, con murcianos», explicó, y que se incrementó en el siglo pasado, con la industrialización y la urbanización masiva del país, y la emigración desde el campo a las ciudades. Un movimiento poblacional que lejos de remitir, se ha mantenido en el tiempo, y para el que, en parte, encuentra una causa en «la integración de España en Europa, no la pongo en duda, pero sí la forma en que se llevó a cabo, porque se hizo a costa de la agricultura, por ejemplo con la leche y la remolacha, que se nos impuso, y no pudimos desarrollarla, al contrario, retrocedimos».

Más noticias

Mostró durante su exposición un mapa de la despoblación actual en el territorio español, y la parte noroccidental de la península presenta un panorama realmente desolador, con Asturias, Castilla y León y Galicia como focos principales del despoblamiento, pero también Aragón, o Castilla La Mancha. Un problema significativo en el Principado. «Asturias pierde población, está siempre a la cabeza de los que más pierde», señaló, y según los datos del INE que aportó, en el último recuento perdió nada menos que el 0,77 por ciento de sus habitantes, 7.297 en un año.

De las 6.939 entidades de población asturianas, 690 están deshabitadas | «El Estado debe aceptar que el problema es serio y colaborar con las universidades»

Las cifras que enumeró De Canales son escalofriantes, y hablan de una sangría poblacional a la que no se consigue poner freno. «Más de 2.800 pueblos en España están deshabitados, y dos tercios de ellos están en Galicia y en Asturias», afirmó. De hecho, por provincias, queda aún más claro el problema del Principado, pues «es la provincia con más pueblos fantasma, 690 sobre los 6.939 con los que cuenta, y es la segunda comunidad autónoma por número». De Canales es pesimista: «Realmente no se ha hecho nada para paliarlo, y lo siento por aquellas personas comprometidas que sí lo han intentado».

Enumeró De Canales los desafíos a los que se enfrenta el rural, tanto en Asturias como en toda España: «El envejecimiento, la masculinidad, el descenso de la natalidad, la pérdida continua de población, la ausencia de oportunidades para jóvenes, la falta de servicios e infraestructuras». Y a todo ello sumó «la ausencia de conciencia sobre el problema del despoblamiento y la inexistencia de un programa de Estado». Ejemplificó esa dejación: «Si se están cerrando los trenes de cercanías, cómo se va a pedir a esa gente que siga en los pueblos, si les quitas el transporte», y a ello añadió la dificultad para acceder a las nuevas tecnologías, como el Internet de alta velocidad, la lejanía de los hospitales, de los institutos «y cada vez menos profesionales de la Administración conocen la vida rural».

Devolución de fondos

Europa cuenta con programas para el desarrollo rural, como las Inversiones Territoriales Integradas, el plan Leader, el Desarrollo Local Gestionado por las Comunidades Locales, y la combinación de diferentes fondos. «En Asturias el Feder se ha perdido, y se están devolviendo fondos», afirmó De Canales, que cuestionó la unión de la Política Agraria Común (PAC) al desarrollo rural, «porque no puede depender solo de la agricultura, más del 80 por ciento de la población rural no es agraria», aseguró.

Para este experto, planes comunitarios como el Leader son un ejemplo a incentivar, pues «ha permitido la creación de 20.000 micropymes y 30.000 puestos de trabajo». De Canales estima que se puede trabajar en la integración de los refugiados, reducir la brecha digital... Ha de hacerse de una forma armonizada entre los agentes protagonistas y planificada a largo plazo: «Tiene que ser una política de Estado, con coordinación público-privada, con un órgano ejecutivo de planificación, seguimiento y evaluación, debe colaborarse con las universidades y, sobre todo, aceptar que tenemos un problema muy serio, que si no se ha resuelto es porque nadie se ha puesto a ello».

Fotos

Vídeos