La atención a domicilio para dependientes aumenta un 60%

La ayuda a domicilio se tramita en los centros de servicios sociales de la ciudad, en la imagen del de Marcos del Torniello.
La ayuda a domicilio se tramita en los centros de servicios sociales de la ciudad, en la imagen del de Marcos del Torniello. / MARIETA

En 2015 llegaba a 299 avilesinos y el año pasado lo hizo a 488 tras la entrada en vigor de la ayuda a personas con grado I de dependencia

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La ayuda a domicilio se ha convertido en un programa de atención social imprescindible para mantener a las personas mayores en su entorno. Acorde con la pirámide de edad de la ciudad, el número de avilesinos beneficiarios es cada vez mayor. En diez años se pasó de 813 a 1.405, sumando el servicio municipal y el de dependencia. De esta forma en 2017 se marcó la cifra más elevada de usuarios desde que se presta la ayuda a domicilio. El aumento más importante se ha producido en la que está vinculada a la ley de dependencia. En 2015 entró en vigor la normativa para atender a los dependientes de grado I y eso ha hecho que en dos años el número de avilesinos que disfrutan de esta ayuda haya crecido más de un 60%, pasando de los 299 de ese año a los 488 del pasado ejercicio, el resto hasta completar los 1.405 beneficiarios están adscritos al servicio de ayuda a domicilio municipal, en donde no hay listas de espera.

Paralelamente al aumento de usuarios, se ha produce un crecimiento de las horas que se prestan y también del presupuesto. En el caso del servicio vinculado a la dependencia, el año pasado recibieron 114.002 horas de ayuda a domicilio, es decir, una media de 233 horas por año por beneficiario. Es también la cifra más alta desde que entró en vigor esta ley. Porcentualmente el aumento en estos dos últimos años no es tan elevado como el de los usuarios, ya que muchos de los que acceden ahora están valorados como de grado I y requieren menos horas de esta prestación. Si la vista se pone sobre el conjunto del servicio, es decir, si se suma la ayuda a domicilio municipal y la de la ley de dependencia, las cifras caen hasta las 145 horas por usuario y año.

A lo largo del año pasado se produjeron más altas que bajas en este servicio. 396 avilesinos solicitaron por primera vez ayuda a domicilio, de los que 160 siguieron el cauce de la dependencia y el resto se acogieron a la prestación que ofrece el Ayuntamiento. En cuanto a las bajas, sumaron 319, 225 de la ayuda municipal y 94 de la de la ley nacional.

Ayuntamiento y Principado invirtieron el año pasado un total de 2,74 millones de euros en prestar un servicio cuya demanda va en aumento al seguir creciendo el número de personas mayores en el concejo. Son cifras muy alejadas de las que se veían hace diez años, concretamente un millón menos, ya que en 2007 la inversión era de 1,7 millones.

Nuevo contrato

El objetivo de este servicio es dar respuesta a «la necesidad de responder a exigencias sociales logrando así la permanencia de las personas dependientes en su medio habitual de vida, evitando los costes personales y sociales que el desarraigo del medio conllevaría, facilitando el contacto con su entorno sociofamiliar y evitando ingresos innecesarios en centros residenciales».

El Ayuntamiento tiene contratado este servicio con la empresa Azvase y ahora ha comenzado el proceso de una nueva contratación con unas bases que introducen cambios sustanciales con respecto a anteriores procesos. El plazo de aplicación de este contrato es de dos años y el precio de licitación de 2,9 millones de euros.

Uno de los cambios importantes, según señala la concejala de Promoción Social, Yolanda Alonso, es que el precio que ofrezcan las empresas no tendrá el mayor peso a la hora de la adjudicación, se puntuará más a las que ofrezcan mejores condiciones salariales para sus empleadas, incluso por encima del convenio. La edil socialista también resaltó que el contrato contempla un incremento del precio por hora en un 7,8% con respecto al contrato anterior licitado en 2014. «En marzo de 2020 se revisa el contrato y se subiría un 6% más en función de las mejoras de las condiciones laborales de las trabajadoras», explica la edil, que asegura que lo que se busca es «consolidar la calidad en el servicio».

El control en la prestación del servicio, las ayudas técnicas que debe poner a disposición del usuario la empresa, son otras de las cuestiones que se refuerzan en esta nueva contratación. La empresa que resulte adjudicataria tiene la obligación de subrogarse a todo el personal.

«Es un contrato muy social, porque aquí no se trata de colocar acera sino que la base es el personal, y lo que buscamos es consolidar la calidad en el servicio», explica Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos