Avilés despide el mes de octubre con mínimos históricos de lluvia

Imagen de bañistas tomando el sol junto a las dunas de la playa de San Juan tomada el pasado día 24 de octubre. / MARIETA
Imagen de bañistas tomando el sol junto a las dunas de la playa de San Juan tomada el pasado día 24 de octubre. / MARIETA

Las precipitaciones caen un 73,4% con respecto al mismo mes de 2016, también muy seco, y un 90% en referencia al valor normal de los últimos treinta años

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Las cifras confirman la sensación de que en los últimos años los veranos se alargan más allá de lo que marca el calendario meteorológico. El término 'veroño' ha dejado de ser una ocurrencia simpática para explicar que haya gente en la playa en el mes de octubre o que las hojas de los árboles tiñan con sus tonos ocres brazos y piernas al descubierto en los parques de la ciudad. Por el día hace calor, más de lo habitual, y por la noche refresca. Pero no llueve, o lo hace muy poco, tanto como para encender las alarmas de sequía. No solo no llueve, sino que los niveles recogidos son mucho más bajos que en octubre de 2016, con el agravante de que también fue un mes muy seco.

Las precipitaciones registradas en el Aeropuerto de Asturias entre el 1 de octubre (fecha que marca el inicio del año hidrológico) y el pasado día 26 fueron de 12,5 milímetros o litros por metro cuadrado (un litro de agua vertido en un recipiente de base de un metro cuadrado, adquiere una altura de un milímetro). Esa cifra es un 73,4% más baja que la que se alcanzó en todo el mes de octubre del año 2016 (47 litros por metro cuadrado), con el agravante de que fue también un periodo muy seco.

Las cifras son aún más preocupantes en cuanto al mes de octubre si se compara con el valor normal de referencia en el periodo 1981-2010, que es de 125 litros por metro cuadrado. Es decir, que en octubre de este año 2017 ha llovido un 90% menos con respecto a esa media histórica que se considera de referencia en los últimos treinta años.

Noticias relacionadas

El año hidrológico (del 1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018) comienza, por tanto, en Avilés con un importante déficit de lluvia. Pero no ocurre lo mismo si hablamos del año agrícola (empieza el 1 de septiembre), ya que el mes pasado fue muy húmedo, según datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). En ese caso, por el momento el déficit no es muy marcado, ya que las precipitaciones acumuladas estuvieron por encima de la media de lluvias en el referido periodo histórico entre 1981 y 2010. Esa tendencia se dio durante todo el mes de septiembre, hasta igualarse el 6 de octubre, fecha en la que se invirtió para dar paso a registros muy bajos.

Un verano normal

Si los números avalan las sensaciones de que el otoño está siendo veraniego, no ocurre lo mismo con la percepción de que el pasado verano fue muy lluvioso. La AEMET considera los registros de precipitaciones como normales, con un total de 149,3 litros por metro cuadrado. Hay que tener en cuenta que la lluvia presenta una fuerte variabilidad, tanto a nivel anual como estacional. Tomando como referencia los últimos veranos (a partir del año 2000), la comarca avilesina ha tenido épocas estivales muy secas (como en 2005, con 70 litros por metro cuadrado, ó 2013, cuando se registraron 86 libros por metros cuadrado); pero también muy húmedas (en el verano de 2010, la estación del Aeropuerto de Asturias registró 312 litros por metro cuadrado, o en 2002, con 303 litros por metro cuadrado).

Temperaturas

En lo que se refiere a las temperaturas registradas en la comarca avilesina el pasado verano, se considera que fue un periodo «muy cálido», con una temperatura media de 18,4 grados centígrados, lo que supone siete décimas de grado por encima de lo normal). El verano de 2016 fue aún más cálido, con una media de 18,6 grados.

La AEMET recuerda que también la temperatura en los análisis estacionales presenta variabilidad. En los últimos años (desde el año 2000) hubo veranos muy fríos (en 2002 la temperatura media fue de 16,7 grados y en 2011 se registraron 17,1 grados), si bien el resto años han sido normales o cálidos, especialmente 2003 (la temperatura media alcanzó los 19,3 grados centígrados).

Los últimos seis años han tenido medias por encima de los 18 grados, es decir, fueron veranos que se puede considerar como cálidos.

Fotos

Vídeos