Avilés encandila a los visitantes celtas

El público completa todos los días el aforo. / MARIETA

Los grupos escoceses y bretones del Intercéltico se muestran «maravillados» con el ambiente | Los gaiteros de Strathaven Pipe Band protagonizaron ayer el segundo pasacalles del día apenas dos horas después de aterrizar en Asturias

B. MENÉNDEZ AVILÉS.

«Maravillosa», coincidían ayer todos los integrantes de los grupos escoceses participantes en la segunda jornada del Festival Intercéltico a la hora de describir Avilés, una ciudad que algunos habían visitado a título individual pero nunca como colectivo. Los gaiteros de Strathaven Pipe Band y las bailarinas de JDW Highland Dancers unieron ayer sus fuerzas para ofrecer una actuación conjunta desde la plaza de España hasta la carpa de La Exposición, lo que para muchos fue su primera toma de contacto con la ciudad.

Los miembros de la banda de gaitas aterrizaron en el Aeropuerto de Asturias alrededor de las cinco de la tarde, momento desde el cual protagonizaron una auténtica maratón para no faltar a su cita en el Intercéltico. Con los instrumentos a cuestas, los artistas llegaron al Edificio Fuero, donde se alojarán estos días, con el tiempo justo para cambiarse y llegar a El Parche acompañados por las jóvenes bailarinas, que ya se encontraban en Avilés.

Entre los músicos había una gran variedad de perfiles, desde los veteranos que ya habían estado en el festival en ediciones pasadas hasta los integrantes más jóvenes que pudieron experimentar por primera vez la adrenalina de viajar otro país para tocar ante el público. Este era el caso de Craig Wright, que se mostraba muy entusiasmado por poder actuar en el Intercéltico. «Estamos acostumbrados a estar encima del escenario, pero poder tocar por la calle y que además la gente te siga es muy emocionante», aseguraba el joven.

Pese a ser un día de entre semana y retrasarse unos diez minutos respecto a la hora inicial, los artistas ataviados con sus gaitas y los ropajes tradicionales de su región no pasaron desapercibidos para los avilesinos, que rápidamente formaron un corro en torno a ellos para no perder detalle de su actuación. La experiencia y veteranía de Strathaven Pipe Band, agrupación fundada en 1973, contrastaba con la juventud y frescura de las bailarinas de la academia escocesa, que se constituyó como tal hace apenas siete años.

No obstante, esta mezcla funcionó ayer a la perfección, ya que ambos colectivos ya habían colaborado en otras ocasiones debido a la cercanía. El Intercéltico era la prueba definitiva para comprobar el buen funcionamiento de esta unión, examen que pasaron con nota vista la acogida del público. Emma Timmins, una de las profesoras de las alumnas de danza que a su vez ya había visitado el festival en otra ocasión, desvelaba justo antes de la actuación que «me puse muy contenta cuando los compañeros de la banda de gaitas nos dijeron que vendríamos».

La tutora era consciente de que la cita avilesina era una ocasión perfecta para probar la destreza de las bailarinas ante el público y recordó el «buen ambiente que hay en la ciudad durante los días del festival» que tenía presente de su anterior visita. Timmins confesó ser «una enamorada» de Avilés, una ciudad que pese a la tradición celta heredada no se asemeja a su localidad de origen en Escocia. «En España hay mucha más tradición de echarse a la calle para celebrar todo tipo de espectáculos, mientras que allí, excepto en contadas ocasiones, bailamos en espacios cerrados», recalcaba.

Aún así, ayer también tuvieron la oportunidad de actuar sobre un escenario a su llegada tras el pasacalles a la carpa habilitada durante toda la semana en la Pista de La Exposición. Aquí compartieron espacio con sus compañeros de la banda de gaitas y también con Bagad Men Glaz, agrupación bretona que protagonizó la mayor parte de la jornada del lunes y el pasacalles matutino de ayer. Las tres entidades se juntaron así para ofrecer la actuación 'Países Celtas', que cerró la acción vespertina.

Triunfo de la novedad

La entidad organizadora, el Grupo de Baile Tradicional Esbardu, y la Escuela de Tonada de Carreño fueron los encargados de abrir la ronda de actividades nocturnas sobre el escenario para ofrecer una muestra de folklore asturiano, exhibición que precedió a la segunda 'noche-fiesta' al estilo escocés, novedad introducida este año. Juan Luis Casas, de Esbardu valoraba ayer de forma muy positiva la cita. «La gente está respondiendo de forma muy participativa, se notaba que hacía falta algo que rompiese la barrera entre público y escenario», apuntó.

Hoy, Luascadh Ireland Dancers cogerá el relevo de los grupos escoceses para protagonizar este broche de una jornada que comenzará a las 12.30 horas con el pasacalles de Strathaven Pipe Band y proseguirá por la tarde con el de los irlandeses. Las actuaciones conjuntas 'Países Celtas' y 'Bardos del Mundu Celta' a las 20.15 y 22.15 horas respectivamente completan el programa.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos