«Avilés quiere competir en igualdad de condiciones por la Facultad del Deporte»

«Avilés quiere competir en igualdad de condiciones por la Facultad del Deporte»
P. BREGÓN

Mariví Monteserín, alcaldesa de Avilés: «Lo que no nos gusta es que se tome una decisión por una ciudad sin más, simplemente por una instalación. Hay que tener en cuenta más cosas»

ALBERTO SANTOS

Mariví Monteserín supera el ecuador de su mandato con algunos de los grandes proyectos pendientes de la ciudad en vías de ser desbloqueados, otros aún enquistados y la incertidumbre de cómo va a afectar la crisis interna del PP y el bloque de izquierdas SOMOS-IU y Ganemos a la aritmética en el Pleno municipal en los próximos dos años. A esta radiografía se suma la judicialización de concejalías como las de Festejos o Cultura y nuevas oportunidades, como la Facultad del Deporte, en las que Avilés parece dispuesta esta vez a plantar batalla, según desvela la alcaldesa en esta entrevista.

Tras las últimas elecciones municipales, el equilibrio de fuerzas en el Ayuntamiento no hacía prever un panorama fácil para el PSOE. Sin embargo, han conseguido apoyos en temas tan delicados como las cuentas o el Plan del Casco Histórico. ¿Lo esperaba?

–Es un balance yo creo que positivo, es una ciudad en la que no hemos tenido grandes sustos, tenemos una cierta normalidad y tranquilidad. Ha habido avances en temas que para la ciudad son importantes, quedan por delante muchos retos y años en los que hay que apretar el acelerador. Fueron dos años con muchas anomalías políticas, un año entero con un Gobierno central en funciones, y eso implica que muchas cosas que importan a la ciudad no avanzaran con el ritmo deseado. Algunas obras importantes dependen en gran medida del Gobierno de España y ese año y pico importa. Por eso espero que en los próximos 24 meses ese acelerón esté presente.

¿Calculaba que viviría una situación más o menos complicada?

–La aritmética plenaria es muy complicada. Hemos avanzado y hay acuerdos en lo que tiene que ver con proyectos de fondo de la ciudad o con necesidades que son muy manifiestas, como por ejemplo el albergue de animales. En todo lo demás creo que hay una falta de ubicación por parte de los grupos. Todos los partidos tienen complejidades internas. Muchos tratamos de que esas complejidades no se trasladen a las instituciones y en otros casos eso es inevitable, como le pasó el jueves al grupo popular. Me da pena que por ejemplo el DUSI, que es una de las cosas que estamos más satisfechos, de haber conseguido diez millones, haya tenido menos debate que muchas cosas que tienen que ver con el mero trámite burocrático. Los grupos, sobre todo los nuevos, aunque han contagiado a todos, se han liado por unos lugares que no le aportan nada al ciudadano. Lo importante es que debemos tener presente que aquí defendemos el interés general y el primer objetivo de la ciudad es generar empleo.

En asuntos de ciudad han contado con el apoyo sobre todo del PP, pero la crisis interna del partido abre ahora un nuevo escenario.

–Creo que hay un PP intervenido por agentes externos del partido de otros municipios u otras zonas de la región. Eso hace que no se involucre en el proyecto de ciudad, ni que tengan una línea, una trayectoria política. Es un tema muy importante, porque si la influencia de las decisiones del PP viene de fuera no entienden el estado de esta ciudad, sus necesidades y prioridades y cómo resolvemos los problemas. Cada ciudad es diferente. Todos pertenecemos a partidos, pero los que estamos aquí y que ya representamos a todos los ciudadanos y ciudadanas, debemos tener personalidad propia.

Con el PP dividido y con Somos-IU-Ganemos atribuyéndose en exclusiva el espacio de la izquierda, ¿qué va a pasar a partir de ahora?

–Es necesario huir de etiquetas. El ‘bloque de la izquierda’ está todo el día o juzgando, o etiquetando. Yo no les he conocido una propuesta de izquierdas. Esas propuestas las está haciendo este gobierno desde hace muchísimos años. Es de los gobiernos locales que yo conozco de España más comprometidos con las políticas que tienen que ver con la igualdad de oportunidades de los ciudadanos y con las políticas sociales.

¿Es posible acercarse a partidos como Somos o Izquierda Unida?

–Realmente no lo sé. Creo que estos grupos, sobre todo los que empezaron nuevos, en estos dos años han aprendido cosas sobre la administración, pero el acercamiento depende de los que se quieren acercar. Estoy encantada de acercarme, he dicho que quería hablar, pero realmente yo lo que detecto en estos grupos es que vienen a tratar con el PSOE siempre con prejuicios. Y solo es posible el acercamiento cuando estamos ante proyectos un poco de ciudad en los que es muy difícil hacer oposición, como el DUSI o el albergue de animales. Pero hay otras cuestiones, para nosotros muy importantes, donde echamos de menos el apoyo y una aportación más sólida. Es muy importante todo lo que tiene que ver con nuestro casco histórico, que en este sentido es fundamental, y ahí se podía hacer por parte de ellos un mayor esfuerzo, en este caso más bien el grupo de Somos que de IU.

Candidatura de Avilés

Ahora surge el debate sobre una Facultad del Deporte.

–Tenemos una Escuela del Deporte que es muy importante, es un objetivo muy acorde con la ciudad, con las instalaciones y servicios, incluso médicos especializados en medicina deportiva. La escuela es un instrumento fundamental y el tipo de nivel formativo, también. Es muy importante que esté en Avilés y es muy importante potenciarla. Lo único que pido ahí es que la Universidad, si va a llegar a un acuerdo para expedir un título de grado medio de formación deportiva, no lo haga a la ligera, y contemple las posibilidades que tenemos las distintas ciudades. Y en esa competencia nosotros estamos dispuestos a competir. Estoy trabajando mucho para que nuestra Escuela de Arte y Diseño se termine, para que los estudios sigan y para que se haga la segunda fase, que ese ya es un objetivo que sí tenemos diseñado y yo creo que comprometido con la administración regional, y que para nosotros es muy prioritario.

¿Avilés está preparada para albergar una Facultad del Deporte?

–Avilés se siente preparada para tener una Facultad del Deporte y por eso quiere competir en igualdad de condiciones. Y en igualdad de condiciones, pues a lo mejor la Universidad no la pone aquí, pero al menos entramos en esa competición. Lo que no nos gusta es que se tome una decisión por una ciudad sin más, simplemente por una instalación, hay que tener en cuanta más cosas.

¿Habrá el día siguiente al cierre de las baterías de cok un plan de actuación inmediata en esos terrenos?

–Para eso hay que empezar a mover papeles hoy. Lo que me preocupa es mentalizar a Sepides de que todo lo que vaya a ocurrir después tiene que tener un plan, que empieza con trabajos previos y continúa con un estudio en el ámbito internacional de las empresas susceptibles de instalarse en esos 500.000 metros cuadrados que quedan. Tenemos un espacio óptimo para inversiones industriales que van desde la industria de hoy hasta la ‘4.0’ en un lugar privilegiado, en un entorno y en una ciudad atractiva, absolutamente cómoda para vivir. Es un lugar estratégico y pretendo que lo pongan en valor en toda su dimensión.

¿Ha habido en ocasiones un agravio comparativo con Avilés en el control de la contaminación por parte del Principado?

–Una ciudad industrial es muy difícil que sea una ciudad absolutamente un vergel, un lugar paradisiaco. Pero también es verdad que el hecho de vivir en una ciudad industrial no puede llevarte a convivir con una insostenibilidad medioambiental. Ese equilibrio que hace que las decisiones sean difíciles y haya tensiones entre la industria, la administración y los ciudadanos, y que no siempre todos estén satisfechos, creo que en el medio está la virtud. Que se le exija a las empresas el compromiso con la sostenibilidad ambiental que se les tiene que exigir, y los demás actores tenemos que ir mejorando día a día. De ahí el plan de movilidad que debe reducir las emisiones, las inversiones en el Puerto, que lleva invertido mucho dinero, inversiones del Ayuntamiento como la Travesía de la Industria...

¿En qué punto está el plan de movilidad?

–El estudio está en licitación, esperamos que sea participativo, que haga un buen diagnóstico de las necesidades de movilidad de la ciudad, de las personas y de las empresas. Y que ese diagnóstico sea participado por los distintos sectores, personas y asociaciones. La movilidad es una asignatura pendiente.

Los fondos europeos del plan DUSI acumulan retraso.

–Sí, porque la aplicación tiene una cierta complejidad administrativa, y hay que seguir unas instrucciones

¿Y el plan de vías?

–Aspiro a que el protocolo que pretendemos firmar con el Principado y con el Gobierno de España esté firmado este otoño.

¿Son conscientes de la poca credibilidad que le otorgan ya los avilesinos a protocolos y papeles con dibujos de alternativas? ¿Van a ser capaces de ir más allá?

–Estamos en un proyecto que parte de Avilés hacia el Ministerio de Fomento y hacia la administración regional. Hay una pequeña diferencia y es que lo que hemos pensado, en un proyecto que realmente sea viable, porque esa es la obsesión. Ha llegado el momento de ver el final. La próxima semana o la siguiente tendremos una reunión con el consejero nuevo y ya tenemos un guión de las cosas que plantearemos. Hablaremos de esto también, y es importante trasladarles esta necesidad de firmar el protocolo.

¿Hablarán de la Ronda Norte?

–Se hablará y del colector interceptor, y ahí queremos colaborar con el consejero en una solución. Creemos imprescindible que se desbloquee esa situación.

¿Es posible un acercamiento a las posturas de Castrillón en el caso de la Ronda Norte?

–Castrillón tiene que colaborar, hay una parte que va a afectarles.

Lea la entrevista íntegra en la edición impresa de LA VOZ DE AVILÉS-EL COMERCIO y en Kiosco y más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos