Avilés quiere doblar su tasa de reciclaje en tres años

Contenedores de reciclaje en el parque de El Muelle de Avilés. / MARIETA
Contenedores de reciclaje en el parque de El Muelle de Avilés. / MARIETA

El Ayuntamiento apuesta por la concienciación y la recogida de la basura orgánica para pasar del 27% al 50% de reciclado en el año 2020

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Educación, facilidades para la selección en origen y la implantación del quinto contenedor para residuos orgánicos. Son las tres claves en las que el Ayuntamiento de Avilés quiere trabajar para lograr doblar la tasa de reciclado en la ciudad. En la actualidad, se encuentra en el 27% y los objetivos de la legislación europea y nacional fijan un 50% para 2020.

«Las personas que ya reciclan son las que se encontraban concienciadas y han alcanzado su techo. Ahora tenemos que conseguir concienciar a todas aquellas personas que aún no reciclan o mejorarlo», explicó ayer el concejal Luis Ramón Fernández Huerga, responsable de Medio Ambiente, en la presentación de una nueva campaña informativa.

En ella también se incidirá en la necesidad de la correcta recogida de los excrementos de perro. «No recogerlos es una infracción y, aunque no son frecuentes, de vez en cuando hay multas por ello», afirmó Luis Ramón Fernández Huerga. La concienciación también apunta a otros elementos que dañan la estética de la ciudad. Uno de ellos es la costumbre de tirar colillas a la calle en vez de hacerlas en las papeleras.

También se quiere erradicar el depósito de enseres en la calle, más aún el Ayuntamiento dispone de un servicio gratuito para su recogida (que se solicita llamando al 900 122 100) y la ciudad cuenta con dos puntos limpios para su depósito. A ello se une el trabajo de organizaciones para su reutilización y reciclaje.

«No sólo es una cuestión de estética y limpieza de la ciudad, también de higiene y salud», recordó Luis Ramón Fernández Huerga.

El quinto contenedor

La campaña cuenta con el apoyo de Urbaser, empresa concesionaria del servicio de limpieza en la ciudad, y se basará en la distribución de un folleto explicando las ventajas del reciclaje para la ciudadanía y las consecuencias para el medio ambiente de un gesto tan sencillo como depositar una lata en el contenedor amarillo o un cartón en el contenedor azul. Así, por ejemplo, las 2.667 toneladas depositadas en contenedores amarillos y azules de Avilés permitieron que, durante el pasado año, se evitase la emisión de 1.974 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que equivale a que mil vehículos con motor diesel recorriesen en un año 20.000 kilómetros.

Además, la extensión a todo el municipio del quinto contenedor para la llamada basura orgánica es la gran esperanza para aumentar la tasa de reciclado en Avilés y el resto de los concejos. Actualmente, este contenedor, de color marrón, sólo se encuentra en Llaranes, La Toba y Villalegre. En 2016, recogieron 86.120 kilos de residuos, que sirven para el compostaje.

El contenedor marrón se reserva para los biorresiduos. En este conjunto entran productos como los restos de alimentos, cocinados o no; flores y plantas, restos de pan o bollerías, servilletas y manteles de papel usados, tapones de corcho o serrín y restos de café, además de bolsitas de infusiones.

Luis Ramón Fernández Huerga destacó que esta campaña nace de las inquietudes expresadas en los consejos de Participación Ciudadana, especialmente en el Grupo de Trabajo de Entornos Limpios, donde se abordan estrategias para mejorar la limpieza e imagen de la ciudad. «Es un tema que sale en todas las reuniones, especialmente en el aspecto de los enseres, excrementos y colillas», destacó Huerga.

Junto a esta campaña, Cogersa y la Consejería de Medio Ambiente realizan anualmente una campaña de sensibilización. A ello se unen las actividades formativas en los centros escolares para formar a los más pequeños de la familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos