Una avilesina condenada a tres años de prisión por estafar a cuatro aseguradoras

Deberá indemnizar a los seguros con más de 236.000 euros por provocar siniestros en su vivienda familiar, ubicada en Los Balagares

S.G.

La Audiencia Provincial de Asturias condenó el pasado mes de abril a tres años y seis meses de prisión a una avilesina por estafar, de manera continuada, a cuatro compañías aseguradoras provocando varios siniestros en su vivienda familiar, ubicada en la urbanización Los Balagares, de Trasona. La sentencia, que acaba de llegar a este periódico, dejaba la puerta abierta a un recurso de casación y condena a la acusada a hacer frente a nueve meses de multa a razón de diez euros diarios y a pagar a las compañías más de 236.000 euros.

Los hechos se remontan a los años 2009 y 2010 cuando la acusada, M. I. Z. E., habría firmado varias pólizas de seguro del hogar con distintas aseguradoras, cuatro en total. A ellas les reclamó durante ese año y los siguientes varias indemnizaciones por siniestros producidos en su vivienda, que habrían sido provocados por ella misma para cobrar de los seguros. Según reza en la sentencia, la mayor parte de los siniestros fueron inundaciones originadas por omisión del cierre de grifos, de las que daba parte a dos aseguradoras distintas en cada uno de los siniestros. Estas abonaban las cuantías desconociendo que el mismo suceso se encontraba asegurado en otras compañías y que ya había sido indemnizado.

La vivienda estaba a nombre de la empresa familiar, Transportes y Excavaciones Zabala, por ello la acusada firmaba los correspondientes finiquitos en nombre de la entidad, sobre la que recae la responsabilidad civil subsidiaria en lo relativo a las indemnizaciones a dos de las aseguradoras.

Las inundaciones causadas en la vivienda habrían afectado a las dos plantas de la casa y al sótano, causando importantes daños en las estancias, mobiliario y ropas, que fueron indemnizadas en una de las ocasiones con más de 35.000 euros por una de las aseguradoras. Meses después se dio parte de un suceso parecido, llegando a cobrar más de 83.000 euros. La tercera de las inundaciones reclamadas por la acusada tenía lugar ya en 2011 y en ella se volvieron a causar cuantiosos daños en las diferentes plantas, que fueron puestos en conocimiento de otra aseguradora, que en esta ocasión abonó 78.314 euros.

Se conocen otras dos inundaciones más pero que finalmente las aseguradoras no reclamaron por fraude ante los juzgados. A esto se suma que varios de los efectos dañados ya se habían incluido en otro siniestro denunciado en 2009 en un local de Salinas. En el caso de las diversas inundaciones, la acusada declaró que había sido su hijo quien habría abierto los grifos que provocaron los desperfectos.

Por otro lado, en mayo de 2011 habría denunciado un incendio en la cocina de la vivienda de Los Balagares, que fue rehusado por la aseguradora a la que se dio parte al ver que se trataba del mismo que había resultado dañado en otro siniestro que había tenido lugar en el domicilio de su hermana en el mes de abril.

A estos sucesos hay que sumar el parte dado ante otra compañía por un accidente de circulación, ocurrido en 2010, en un alcance entre dos vehículos, que fue indemnizado con más de 8.000 euros. La Fiscalía calificó los hechos como constitutivos de un delito de estafa. A esta acusación se sumaron entonces las de las diferentes aseguradoras mientras que la defensa de la acusada pidió la libre absolución.

Tras el procedimiento, la Audiencia Provincial declaró los hechos como probados y constitutivos de un delito continuado de estafa agravada por el valor de la defraudación. En la sentencia expresan que la acusada ejecutó «directa y voluntariamente los hechos». Además, hace hincapié en que «la reiteración de siniestros por la misma causa, con la misma dinámica, en la misma vivienda, y en fechas próximas, permite concluir sin género de dudas que se trata de siniestros simulados y provocados por la acusada con el fin de obtener las indemnizaciones pactadas en las pólizas que la misma concertó, siendo esta la que las percibía en cada caso, como consta en los documentos y finiquitos aportados».

Fotos

Vídeos