Las avilesinas reivindican su historia

Las participantes en el taller impulsado desde la Concejalía de Igualdad. / PATRICIA BREGÓN
Las participantes en el taller impulsado desde la Concejalía de Igualdad. / PATRICIA BREGÓN

Un taller municipal recupera los saberes tradicionales de las mujeres mayores | La actividad planea elaborar un mapa virtual con los puntos más relevantes de la historia de las participantes

EVA FANJUL AVILÉS.

«A finales del siglo XIX, con tan solo 18 años y sin tener conocimiento alguno de la vida rural, mi abuela Rogelia dejó una cómoda vida en su Cuba natal para convertirse en madre y esposa en una aldea de Las Regueras. Décadas después, y con catorce hijos a su cargo, seguía cocinando en un llar, con fuego en el suelo y el pote sobre unas trébedes». Así comienza Nelly González, vecina de Avilés de 73 años de edad, el relato de la vida de su abuela. «Parece una novela, pero fue real. Una historia dura que espero sirva para que la gente joven conozca la difícil vida de aquellas mujeres», recalca.

La suya es una de las conmovedoras e interesantes historias que integrarán el fondo documental de 'Mujeres Creando en el Ciberespacio', un proyecto impulsado por la Concejalía de Igualdad, que pretende recopilar las experiencias y saberes tradicionales de las mujeres mayores que viven en el concejo y divulgarlos a través de la red.

Según Rebeca Fernández, monitora de la actividad, «el taller contribuirá al emponderamiento y la visibilización de las mujeres de Avilés, así como a reconocer la trascendencia que sus vidas han tenido para la historia del concejo». Para ello, el trabajo se presenta como una actividad lúdica con dos aspectos formativos. Por un lado, las participantes aprenderán a investigar la historia de las mujeres que han formado parte de su vida. Y, además, obtendrán los conocimientos y herramientas necesarias para compartir su saber en los nuevos espacios de relación virtual. «De este modo, aportaremos perspectiva de género a todos los foros que existen sobre la historia de Avilés y ayudaremos a que las futuras generaciones que naveguen por internet tengan una visión del mundo más igualitaria», señala Rebeca Fernández.

Dieciséis participantes aportarán sus experiencias y conocimientos a esta iniciativa. La mayor parte de ellas presenta un perfil similar. Son mujeres mayores de sesenta años, muy activas, con inquietudes intelectuales, que viven solas y acuden a este tipo de cursos porque, entre otras cosas, «la casa se nos cae encima», coinciden en señalar.

Varias participantes son oriundas de otras regiones de España. Mujeres que a mediados del siglo XX llegaron a Avilés junto a sus familias en busca de una vida mejor. Ahora, el taller les brinda la oportunidad de compartir esta experiencia. Natalia Justo, de 84 años de edad, y nacida en Villaescusa, en Zamora, recuerda cómo venir a Asturias cambió su vida. «Pasé del infierno a la gloria», asegura, «dejé de ser un ama de casa tradicional de un pueblo para convertirme en empleada en una fábrica de conservas en una ciudad, algo que nunca hubiese imaginado».

Desde el punto de vista práctico, el objetivo del curso es «dotar a las participantes de las herramientas suficientes para que, una vez finalizado éste, sean capaces de continuar aportando contenido al fondo documental y seguir conectadas e interactuando en la red», apunta María Álvarez, responsable de la parte tecnológica del taller.

Algunas de estas mujeres ya son usuarias habituales de los medios sociales, como Sofía Macías, de 73 años , que tras realizar otros cursos ve en este la oportunidad «de lograr ser más autónoma en el manejo de las nuevas tecnologías». Otras compañeras, en cambio, se acercan a un ordenador por primera vez.

Fondo documental

Con toda la información que aporten las alumnas se confeccionará un fondo documental que permanecerá abierto en internet para la consulta de la ciudadanía. Se trata de una recopilación de relatos, experiencias y recuerdos que se divulgará a través de las redes sociales y se incorporarán al portal web 'Memoria Digital de Asturias'. Un amplio catálogo de archivos donde encontrar, además desde recetas a canciones. También esperan poder crear un mapa en Google que muestre los puntos más relevantes de la historia personal de estas mujeres, como los antiguos lavaderos, los bailes a los que acudían en su juventud o os cines, comercios o espacios más concurridos.

También crearán un perfil del taller en Facebook, e incorporarán entradas en la Wikipedia para las mujeres más significativas. El taller finalizará el 21 de noviembre.

Fotos

Vídeos