«Sin esta ayuda hubiera sido mucho más difícil reincorporarme al mercado laboral»

La trabajadora Ana Belén Varela y la gestora de Ausolan-Alprinsa Ana González.
La trabajadora Ana Belén Varela y la gestora de Ausolan-Alprinsa Ana González. / MARIETA

Las dos caras de la contratación en el caso de Ausolan-Alprinsa comparten su «magnífica» experiencia con estos criterios

B. MENÉNDEZ AVILÉS.

La avilesina Ana Belén Varela firmó uno de esos 420 contratos propiciados por la implantación de criterios sociales y también forma parte de ese más de 66% de mujeres que encontraron una oportunidad en un momento difícil. No fue gracias al programa específico para mujeres Enfoca Talento, pero sí por una iniciativa similar; en septiembre del año pasado se inscribió, junto a otras doce personas, para participar en la segunda Línea de Empleo de Avilés (Lidera), organizada en el Centro Europa.

Los objetivos de esta experiencia marcaban un plazo de unos seis meses tras su finalización en febrero para que sus participantes encontrasen trabajo. Sin embargo, a Varela le bastaron los primeros dos para cumplir la meta. En noviembre, cuando ya había rehecho su currículum siguiendo las pautas marcadas en el curso, recibió una llamada de la responsable de contratación de Ausolan-Alprinsa, la empresa de restauración en comedores escolares que opera desde 2015 en los colegios de Avilés, mostrando su interés por contratarla.

Ana González, gestora de la entidad, explica que «desde que comenzamos a prestar el servicio hace dos cursos, la gran mayoría de las contrataciones se han gestado siguiendo estos criterios sociales, concretamente en colaboración con el Centro Europa, que nos remite con frecuencia aquellos perfiles que ven que nos podrían interesar».

Precisamente uno de ellos era el de Varela, quien si bien no había trabajado nunca en un comedor, su formación tiene mucho que ver con este entorno. Diplomada en Magisterio por Educación Especial y poseedora de un curso de Monitor de Tiempo Libre, la asalariada reconoce que «siempre me he visto trabajando con niños, a pesar de que nunca surgió la posibilidad de presentarme a una oposición para conseguir una plaza de maestra».

Varela estaba en paro desde septiembre de 2013, cuando a la baja por maternidad se sumaron los deseos de pasar más tiempo con su hija, por lo que hizo un parón en su carrera profesional. El panorama a la vuelta, tal y como relata, no era nada esperanzador. «Viendo como está el asunto laboral en Asturias parece un milagro haber conseguido encontrar un empleo tan rápido», comenta aún sorprendida. Pero su formación y sus ganas, unidas a la casualidad de que se quedase una vacante libre en la empresa, se sobrepusieron a todos los hándicaps y dificultades.

Así, hace ya ocho meses que pasó a formar parte de la plantilla de Ausolan-Alprinsa, primero para cubrir una baja y ahora para asistir en los Talleres Infantiles de Avilés (TIA) que se celebrarán hasta el próximo mes de septiembre. Una relación laboral que González califica de «muy beneficiosa» para ambas partes. «No hemos tenido más que buenísimas experiencias con todas las trabajadoras (entre las que también se incluye un hombre) y desde luego no tenemos pensado cambiar esta forma de contratación en el futuro más inmediato», asevera la gestora.

«Gratifica mucho a nivel personal saber que estás echando una mano a una persona que tiene dificultades para reincorporarse al mercado laboral pese a sus aptitudes, es una experiencia muy enriquecedora para la empresa», reconoce asimismo González. Los detalles de los contratos firmados no dejan ningún 'fleco' suelto, ya que paralelamente a la formalización del mismo se pone en marcha un sistema de seguimiento periódico que recoge tanto la evolución de las trabajadoras como el 'feedback' proporcionado por ellas.

Uno de los objetivos de esta medida es el de colaborar a mejorar la propia aplicación y desarrollo de estas cláusulas sociales. Con todo, Ana Belén Varela tiene claro que «sin ellas, estoy segura de que no me habría podido reincorporar tan rápido al mercado». Tras finalizar su labor al frente del comedor de los talleres TIA, la avilesina espera poder renovar su contrato para seguir así por la senda del éxito.

Fotos

Vídeos