Las ayudas municipales de emergencia crecen un 32% por los retrasos del salario social

Las ayudas municipales de emergencia crecen un 32% por los retrasos del salario social

El Ayuntamiento de Avilés repartió el año pasado 476.000 euros en cinco líneas diferentes para llegar a 822 familias

RUTH ARIAS AVILÉS.

Las necesidades de las familias avilesinas han ido en aumento en el último año. A lo largo de 2017 el Ayuntamiento de Avilés ha visto como se disparaba el presupuesto destinado a las ayudas de emergencia, esas que, como su propio nombre indica, se conceden para paliar necesidades perentorias de las familias, desde abonar un recibo de la luz a completar el pago del alquiler o, simplemente, hacer frente a gastos de necesidades básicas. En el último ejercicio el número de familias a las que se ha concedido una ayuda de este tipo se ha multiplicado, al pasar de las 660 del año anterior a las 822 actuales.

Supone un crecimiento del 25% en cuanto al número de familias a las que se ha llegado, pero el incremento es aún mayor en lo que se refiere a la cifra económica de las prestaciones concedidas. La cantidad que el Consistorio destinó el año pasado a ayudas de emergencia fue de 475.767 euros, un 32% más que en 2016, cuando el gasto ascendió a 360.000 euros.

El motivo de este crecimiento no hay que buscarlo en una mayor pobreza de los hogares, sino en la lentitud de la tramitación de otras prestaciones como es el caso del salario social. «En el año 2015 se puso al día pero ahora, aunque sigue habiendo bastante celeridad en las concesiones iniciales, sí se están produciendo demoras en las revisiones», explica la concejala de Promoción Social, Yolanda Alonso.

Las familias tienen problemas para pagar el alquiler y abonar los suministros

Su departamento ha agilizado el pago de estas ayudas de emergencia, que se abonan hasta en tres momentos diferentes del mes para evitar demoras de más de diez días en el cobro desde su tramitación en cada una de las zonas básicas de trabajo social. Las familias solicitan estas ayudas y reciben el dinero los días 10, 20 o 30 de cada mes, dependiendo de cual sea la fecha más próxima a la concesión de la prestación.

Algo menos de la mitad del dinero invertido el año pasado en salvaguardar a los hogares se destinó a colaborar en el pago de las mensualidades del alquiler o de la hipoteca. 198 familias de beneficiaron de esta línea municipal de ayudas a la que se destinó el año pasado un total de 24.857 euros.

En menor cuantía pero a más familias llegaron otras dos líneas diferentes dentro de estas ayudas de emergencia: la de cobertura de necesidades básicas y la de mantenimiento de la vivienda. Esta última es la más demandada y se concedió a 352 hogares a lo largo de todo el año pasado. Se repartieron así algo más de 100.000 euros para permitir a las familias abonar facturas de suministros, recibos de la comunidad de vecinos, mobiliario para el hogar o electrodomésticos. Otras 219 personas necesitaron ayuda para cubrir diversas necesidades básicas, a lo que el Ayuntamiento de Avilés destinó 139.140 euros.

Las ayudas municipales de emergencia cuentan aún con otras dos líneas, aunque con una menor demanda. El dinero se destina también a ayudar a los núcleos familiares que lo necesiten a formalizar el contrato de alquiler de su vivienda. A este fin se destinaron el año pasado un total de 15.667 euros, repartidos entre cuatro decenas de familias. Otras trece personas solicitaron otros apoyos a la intervención y se repartieron 12.607 euros, que sirvieron para tramitar documentación básica, desplazamientos, pago de guarderías, alojamientos en residencia y otras cuestiones de esta índole.

Convocatorias de vivienda

Los Servicios Sociales municipales tramitaron una cifra ligeramente superior a la de las ayudas de emergencia en las diversas convocatorias de ayudas en materia de vivienda. El año pasado fue necesario incluso incrementar el presupuesto inicialmente previsto y se llegaron a repartir algo más de 510.000 euros para llegar a 841 familias que lo necesitaron.

En este caso, el incremento tampoco se debe a que se haya detectado una mayor necesidad en los hogares avilesinos, sino a un esfuerzo realizado desde el Ayuntamiento por aumentar el espectro de destinatarios. «Hemos modificado las bases de las convocatorias para poder alcanzar a más gente con este tipo de ayudas», explica la concejala Yolanda Alonso. Así por ejemplo, la convocatoria de ayudas al alquiler, antes limitada a personas en situación de desempleo, este último año se ha abierto a personas trabajadoras con bajos ingresos que también estaban teniendo dificultades a la hora de afrontar las mensualidades.

La partida inicial prevista para esta convocatoria era de 240.000 euros, y se amplió con otros 100.000 euros adicionales hasta llegar a los 340.000. De esta forma pudo llegarse a 218 familias.

Lo mismo sucedió en la convocatoria de las ayudas de garantía energética. Se habían presupuestado 90.000 euros, que resultaron insuficientes para atender a las 485 familias a las que se concedieron. La cuantía se amplió en 50.000 euros y alcanzó los 14.445 euros. «En este caso el incremento de las solicitudes se debe a un plan de comunicación que llevamos a cabo», señala Alonso. Hasta hace poco, los solicitantes eran mayoritariamente personas usuarias de los Servicios Sociales, mientras que este año se ha conseguido llegar a un público diferente, como son por ejemplo los jubilados.

El Consistorio cuenta además con una tercera línea de ayudas a la vivienda, en este caso destinada a propietarios. Ha sido la menos solicitada pero, aún así, se repartieron el año pasado algo más de 30.000 euros entre 138 familias. El próximo reto pasa por crear una línea de apoyo al pago de hipotecas en función de los ingresos de los propietarios, para así poder atender a otro sector que puede necesitar ayudas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos