El Ayuntamiento inicia el proceso para urbanizar las calles pendientes de El Carbayedo

El tramo de la calle Ramón y Cajal que va a ser remodelado. /  MARIETA
El tramo de la calle Ramón y Cajal que va a ser remodelado. / MARIETA

El Consistorio saca a contratación obras por 1'3 millones que incluyen también la reparación de Gaxín y el asfaltado de 22 vías

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El cumplimiento del plan de inversiones sostenibles del Ayuntamiento sigue avanzando a buen ritmo, después de que la semana pasada se iniciase el proceso de contratación de seis de los proyectos incluidos en él y que ayer se publicase en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) la licitación de obras por valor de casi 1,3 millones de euros. La inversión está destinada a la reurbanización y asfaltado de calles en prácticamente toda la ciudad.

El contrato de mayor cuantía es el que incluye la renovación del firme de veintidós calles situadas en el centro de la ciudad, Versalles, La Magdalena y La Luz (630.894 euros); por valor, le sigue el que contratará las obras de remodelación de las calles Doctor Marañón y Doctor Ramón y Cajal (entre la avenida San Agustín y Doctor Jiménez Díaz), al que se destina cerca de medio millón de euros; la obra de menor cuantía será la del asfaltado del camino de Gaxín, 107.271 euros.

En las tres contrataciones se da a las empresas interesadas un plazo de 26 días naturales para presentar sus ofertas en el Ayuntamiento. Es decir, el plazo se cierra el 5 de marzo. Si se cumplen los tiempos administrativos habituales en este tipo de contratos, las obras podrían estar adjudicadas a lo largo del mes de abril y darían comienzo en junio. Después, Gaxín estaría finalizado en dos meses; las veintidós calles, en tres; y las de El Carbayedo, en cinco.

Ramón y Cajal y Doctor Marañón renovarán sus redes de servicios, aceras y zona de aparcamiento

Esta última intervención, junto a los asfaltados de Jiménez Díaz y la avenida San Agustín, que se incluyen en el contrato de renovación de firmes en varias calles, completaría la reurbanización de esta zona de El Carbayedo. Durante los años 2009 y 2010 se habían llevado a cabo las obras de remodelación de la calle Jiménez Díaz y también de parte de las dos vías en las que ahora se intervendrá, pero sólo en el tramo entre Jiménez Díaz y la avenida de Portugal. Por eso, según se señala en el proyecto firmado por los servicios técnicos municipales, ahora se pretende dar continuidad a aquellas actuaciones reurbanizando los citados tramos, «que no han sido objeto de renovación desde que fueron abiertos y que tienen, en general, los pavimentos de la acera notablemente deteriorados». Además, en los tramos en los que se han realizado reparaciones, se han colocado baldosas distintas a las originales o se ha rellenado directamente con mortero.

Como el firme de las calles ha sido renovado en los últimos años, la intervención afectará exclusivamente a la zona de las aceras y de los aparcamientos. Se aprovechará también para realizar una renovación de los servicios de abastecimiento y de alumbrado público que discurren bajo las aceras, ya que se entiende que pueden encontrarse ya al final de su periodo útil.

Rehabilitación del colector

En cuanto a la red de saneamiento, los técnicos entienden que por su antigüedad no requeriría su renovación, no obstante, han comprobado que discurre por la calle doctor Marañón y, aunque estructuralmente presenta buen estado, sus uniones y entronques con pozos tienen fugas que debilitan y socavan el terreno que tiene alrededor. Por eso, en el proyecto se completa su reparación mediante tecnología sin zanja, lo que implica una reducción en el tiempo de ejecución de la obra y menores molestias en cuanto a la interrupción del tráfico.

El proyecto global afecta a unos 5.700 metros cuadrados. Las aceras serán levantadas para colocar las nuevas redes de servicios en las zonas por las que pasan. El Ayuntamiento ya ha informado a las compañías suministradoras de que se va a ejecutar esta obra por si quisieran aprovechar para realizar cambios en sus canalizaciones. En cuanto a las zonas de las aceras en las que no existen tuberías, los trabajos consistirán simplemente en la retirada de las baldosas para colocar las nuevas.

Por lo que se refiere a la calzada reservada para el estacionamiento en batería de los vehículos, el proyecto contempla la demolición la losa de hormigón actual para colocar un nuevo firme. Se opta por ello al entender que mantener el hormigón podría traer tras de sí complicaciones en cuanto al agarre de la mezcla bituminosa.

La transformación de estos tramos de las calles supondrá también cambio en su iluminación y mobiliario. Se cambiarán las luminarias tradicionales por LED, siguiendo así la línea que lleva el Ayuntamiento desde hace algunos años para mejorar la calidad ambiental y rebajar el coste de la energía que afronta cada año. En cuanto al mobiliario, se colocarán nuevos bancos, papeleras, jardineras y se plantarán nuevos árboles, siguiendo la línea de las calles urbanizadas años atrás.

El plan de inversiones sostenibles incluye proyectos por valor de 2,7 millones. Con los licitados ayer y la semana pasada, sólo restaría por iniciar la contratación de obras que sumarían un presupuesto de algo menos de medio millón.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos