El Ayuntamiento invierte más de 5.000 euros en adecentar la 'Pescadería'

Imagen renovada del interior de la Antigua Pescadería, con un gran zócalo y pasamanos que imitan el color de la pasarela.
Imagen renovada del interior de la Antigua Pescadería, con un gran zócalo y pasamanos que imitan el color de la pasarela. / MARIETA

El emblemático edificio de la plaza de Santiago López luce en su interior una nueva imagen que lo 'integra' en la pasarela de acceso al Niemeyer

A. SANTOS AVILÉS.

El edificio de la antigua Pescadería en la plaza de Santiago López ya luce una imagen acorde a su historia y a su función de ser un centro de recepción de visitantes del Centro Niemeyer. Atrás queda, si el vandalismo no vuelve actuar, una imagen deteriorada con desconchones en su fachada externa y muchos desperfectos en su interior. En los últimos años las quejas habían sido constantes por los destrozos en las paredes, la rotura del pasamanos de vidrio de la rampa y el pladur, además de pintadas ofensivas y deterioro de la exposición fotográfica permanente en la que se recordaba el proceso de construcción e inauguración del Niemeyer.

El Ayuntamiento ha invertido 5.344 euros en una serie de obras que han sido ejecutadas por las brigadas municipales. En primer lugar, se abordó hace semanas la reparación de desconchones y zonas deterioradas del mortero en el exterior del edificio. En este apartado, que incluye la limpieza de canalones y bajantes, se invirtieron 2.484,95 euros, si bien en fechas próximas se tendrá que abordar una nueva reparación tras un reciente accidente de tráfico en el que un vehículo se empotró contra la fachada de la antigua Pescadería que linda con la calle de Ruiz Gómez.

Si la mejora exterior es evidente, un paseo por el interior del edificio deja una imagen muy distinta a la deterioro y vandalismo de años atrás. En este espacio, las brigadas municipales han ejecutado unas obras en las que lo más llamativo ha sido la pintura de una franja inferior a modo de zócalo hasta la altura del pasamanos de un color que imita el color óxido de la pasarela que atraviesa el edificio en su exterior y que une la plaza del Pescado con el paseo de la ría y el centro Niemeyer. A esta actuación se une un nuevo pasamanos, también de color que imita el óxido y que evita junto al zócalo las frecuentes manchas sobre la pintura blanca de calzado de quienes se apoyaban en la pared.

También se ha abordado la reparación del pladur dañado a lo largo de la rampa interior y la pintura interior completa del edificio en color blanco. La rotura de vidrios se ha solucionado con la retirada de los cristales dañados al inicio de la rampa, por lo que se deja un hueco libre que evita futuras actuaciones de vándalos. En este apartado de reforma interior se han invertido 2.859,11 euros.

Además, el acceso a la zona del ascensor permanece abierto en horario diurno, se han retirado los cuadros deteriorados de las paredes y desde hace meses se ha reforzado la vigilancia en la zona con cámaras de seguridad que permiten un mayor control por parte de la Policía Local.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos