El Ayuntamiento niega que Aguas de Avilés hubiese inflado los contratos

Manuel Campa, en rueda de prensa. /  MARIETA
Manuel Campa, en rueda de prensa. / MARIETA

Manuel Campa recuerda a IU que «lleva con la misma denuncia desde 2009 y aún no han logrado demostrar ninguna de sus acusaciones»

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El concejal de Promoción Económica, Manuel Campa, negó ayer que la sociedad mixta Aguas de Avilés hubiese inflado los costes de las obras ejecutadas dentro del contrato de la gestión integral del agua. De esta manera, el edil respondía a las denuncias de Izquierda Unida, que el pasado miércoles, alertaba sobre los sobrecostes en las facturaciones.

En concreto, desde la coalición de izquierdas se citaba un gasto previsto de 75.000 euros, en números redondos, para una válvula, además de presupuestar con 900.000 euros la reforma de la parte trasera del palacio de Maqua y cuyo coste final superó ampliamente esa cantidad, además de comparar esa inversión con la previsión para la rehabilitación del resto del inmueble que comenzará este año.

Manuel Campa destacó que el incremento de la factura de la válvula se debía a que se habían adquirido diez unidades, y no una como se encontraba previsto inicialmente. De igual manera, el edil indicó que la actuación de Maqua respondía a «una previsión en el proyecto. Cuando se comenzó a trabajar, se comprobó que el deterioro era mucho mayor, hubo que abordar obras que no estaban previstas. No hubo ningún sobrecoste».

Además, el edil indicó que la intervención en las actuales oficinas de Aguas de Avilés «no se pueden comparar con la rehabilitación, son proyectos totalmente diferentes, ya que en la trasera de Maqua se acondicionó para oficinas». El edil también apuntó que algunas de las inversiones denunciadas por Izquierda Unida, como el laboratorio de análisis «se ejecutará dentro del tiempo previsto en el contrato. No es un contrato de un año, sino que tiene una duración en la que se ejecutarán todas las inversiones previstas».

Manuel Campa recordó que los presupuestos de las obras recogidos en el pliego por el que se seleccionó a un socio privado para la gestión de Aguas de Avilés eran «estimativos».

No obstante, cualquier cambio debe comunicarse previamente y acreditarse ante los técnicos municipales que autorizan o no la modificación. De igual manera, las diferentes certificaciones de gastos son visadas por el personal del Ayuntamiento de Avilés. Las obras desarrolladas se encontraban en las previsiones del contrato y cualquier cambio obligaría a modificar la licitación, explicó Campa.

El edil también entró en otros campos denunciados por Izquierda Unida, como son las cifras de contrataciones. Según destacó Campa, la empresa había superado los mínimos de contratación y empleo fijados en el contrato. Así, en la división norte de Aquagest genera 90 empleos en Avilés, cuando la previsión inicial eran diecisiete personas.

«Estamos en un bucle infinito en el que lleva Izquierda Unida desde 2009. La última denuncia es igual a la que hicieron en 2013 con Cueli y Juanjo, también ante la sede de Aguas de Avilés. Igual Cueli se fue del grupo con todo su conocimiento», comentó Manuel Campa. El edil también reprochó a Izquierda Unida que «vuelvan a pedir información que ya tienen y que ya conocían. Muchas de las cosas que plantean fueron denunciadas por la coalición ante los juzgados, viendo como todos los procesos se archivaban. Y cuando recurrían, también perdían».

El edil reprochó a los ediles de la coalición de izquierdas que mantengan las mismas denuncias que en el pasado, «sin cambiar nada. Intentan seguir los métodos de Goebbels y repiten la misma mentira de manera continuada».

Manuel Campa presidirá hoy una nueva sesión de la comisión informativa sobre el cambio de gestión del ciclo integral del agua en Avilés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos