El Ayuntamiento quiere saber la situación económica y legal de la asociación

C. R. AVILÉS.

El Ayuntamiento, que hasta ahora había sido seguido desde la barrera la convulsión interna en la Asociación AsturGalaica, entidad gestora del albergue de peregrinos Pedro Solís, decidió informar ayer de que en las próximas fechas mantendrá una reunión con la nueva junta directiva al objeto de solicitarle información económica y legal que garantice la correcta prestación del servicio. Este encuentro se convoca tras las elecciones del lunes, en el transcurso de una asamblea que requirió la presencia de la Policía Local.

Según explicó el Ayuntamiento, varias dotaciones se desplazaron hasta el centro sociocultural de Los Canapés en el que se estaba celebrando la asamblea tras recibir una comunicación alertando de desórdenes. El origen de la misma, tal como comunicaron los asistentes a los agentes, estaba en la presencia de personas supuestamente no inscritas en el libro de registro de la asociación, que no habían sido convocadas a la asamblea en la que se iba a elegir a la nueva junta directiva.

Los policías mediaron entre ambas partes y permitieron la entrada solo a las personas que sí aparecían en el mencionado libro. El resto permaneció fuera sin que se produjeran más altercados. La policía se mantuvo hasta la finalización de la asamblea, a las 19.20 horas.

La Asociación AsturGalaica gestiona el albergue desde el 24 de marzo de 2014, fecha en la que suscribió un convenio con el Ayuntamiento para tal fin. De carácter anual, se ha venido prorrogando hasta la actualidad.

El acuerdo incluye once condiciones entre las que se encuentran que la asociación no percibirá ninguna retribución municipal por esta gestión. El Ayuntamiento puede recuperar en cualquier momento la posesión del local cedido, mediante una resolución razonada y previa comunicación con un mes de antelación a la asociación. Por su parte, la AsturGalaica se compromete a usar el local para el fin destinado, así como su atención, limpieza y cuidado. Corren de cuenta del Ayuntamiento los gastos de agua y energía, mientras que el mantenimiento y la limpieza lo son de la asociación. La asociación está obligada a acoger peregrinos «en condiciones de absoluta gratuidad» y no podrán realizar actividades diferentes a las definidas en el convenio.

Fotos

Vídeos