«Sufro acoso personal de la Policía Local de Avilés, me dijeron que aquí nos conocemos todos»

Bar Cerocoma, en la calle de La Ferrería. /Patricia Bregón
Bar Cerocoma, en la calle de La Ferrería. / Patricia Bregón

El hostelero denunciará la irrupción en su local de tres policías locales sin uniformar que se habrían negado a identificarse y que se llevaron a la pareja de menores

C. R. AVILÉS.

El responsable del bar Cerocoma de Avilés sabe que es muy posible que la vigilancia policial arrecie en las próximas semanas, pero se niega a permanecer callado ante lo que considera un «acoso personal y un interés de parte» de la Policía Local contra su establecimiento. «No sé qué interés tienen, pero como me dijeron los agentes, aquí nos conocemos todos», explicó ayer a este diario.

El hostelero afirma estar tan enfadado «porque solo vienen a mi bar y con actitudes propias de otros tiempos». Se refiere a la última visita recibida, el pasado sábado 13. «Como en la anterior, el sábado 6, no encontraron nada, se ve que decidieron volver», aventura.

Más información

Ese día entraron tres policías locales sin uniformar en su disco-bar. «Al ver cómo se estaban comportando, fiscalizando todo, les pregunté si eran policías y les pedí que se identificaran. Me respondieron que no hacía falta y no lo hicieron», explica. Siempre según su relato, adjudicaron un «cacharro de ron con limón de un adulto a un menor que estaba allí con su novia y sacaron a la pareja a la calle y la metieron en un coche». El responsable del bar, que se lleva las manos a la cabeza con tal actuación, asegura que salió tras el vehículo y trató de impedirlo. «¿Quién me dice a mí que no son unos rumanos y no policías y qué sé yo a dónde se llevan a los chicos?», se pregunta indignado.

Asegura que presentará esta semana una denuncia ante la Policía Nacional

Afirma que tiene tres testigos que pueden corroborar que la bebida alcohólica era de un adulto, entre ellos el propio consumidor, y mantiene contacto con el padre del menor, también hostelero, que al parecer llamó a la comisaría de la Policía Local para confirmar que su hijo tenía permiso para estar allí. La pareja de menores asegura haber estado tres horas en la madrugada del sábado en la comisaría, de donde pudieron salir tras firmar unos papeles.

El hostelero analiza el asunto con su abogado y espera presentar esta misma semana una denuncia en la Policía Nacional. «No me voy a quedar quieto», advierte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos