Basura y suciedad flotan en el río Arlós a su paso por La Toba

Una bolsa de chucherías, en el prado. / MARIETA
Una bolsa de chucherías, en el prado. / MARIETA

La continua presencia de bolsas de plástico y todo tipo de envases preocupa a los vecinos del entorno, que temen por la supervivencia de los patos

C. R. AVILÉS.

¿Qué hace una caja de vino a la vera del río Arlós? ¿Y unos envases de 'gusanitos'? Eso es lo que se preguntan, no sin cierto asomo de indignación, los vecinos y transeúntes habituales de la zona, concretamente los del tramo que se extiende entre La Toba y Corvera. No es la primera vez que se alerta sobre el maltrato medioambiental a este cauce que nace en Llanera, cruza Corvera y llega a Avilés, donde se incorpora al cauce del río Alvarés. Pero eran, en su mayoría, capítulos aislados de los que casi siempre daba la voz de alarma los ciudadanos.

En esta ocasión, no es muy diferente. Vuelven a ser los habituales de la zona quienes alertan de la mucha y variada suciedad que se acumula en los márgenes del río y en el propio cauce, dejando en evidencia la falta de civismo de sus vecinos y la poca vigilancia de las autoridades. La basura les hace temer, además, por la supervivencia de los patos que se suelen dejar ver por el arroyo.

Los vecinos advierten, también, del ramaje que se acumula a lo largo del cauce «taponando» algunos tramos. El agua fluye igualmente entre la vegetación, pero el río pierde su forma y de más la impresión de ser un regato.

Si el atentando estético y medioambiental es reseñable, a los vecinos les preocupa la salud. «Vagan por el río plásticos de todo tipo, ropa, cajas, lo que puede dar lugar a plagas de cualquier tipo, de hecho existen gran cantidad de aguarones en esta zona (La Toba) debido a esta dejadez», señala uno de ellos.

Recientemente, el Ayuntamiento de Corvera fue condenado a pagar una multa de 20.442 euros, más 6.132,67 euros en concepto de indemnizaciones y otros 977 por los intereses de demora durante el proceso judicial, por vertidos de aguas residuales al río a su paso por Las Vegas. El suceso se produjo en julio del año 2014 y fue denunciado por el Colectivo Ecologista de Avilés.

El Ayuntamiento de Corvera había recurrido la sanción al entender que el vertido no se había producido por negligencia ni por dejadez municipal sino por una rama que por accidente obstruyó una tubería y se produjeron los mencionados vertidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos