Los 'bebecuentos', en La Toba y La Magdalena

Los bebés estuvieron atentos a la narración de Cellero :: MARIETA/
Los bebés estuvieron atentos a la narración de Cellero :: MARIETA

C. R.

'Esti foi a por lleña, esti partióla, esti compró un güevu, esti friólu y esti gordu, gordu, comiólu'. Carlos Alba 'Cellero' tiró ayer de memoria y tradición en las dos sesiones de 'bebecuentos' ofrecidas en la escuela infantil El Quirinal, en el marco de la celebración del Día de la Llingua Materna.

Divididos en dos grupos en función de la edad (los de uno y dos años y los de dos y tres), 'Cellero' contó historias muy cortas sobre temas como la lluvia, el sol, las nubes o la comida. Narraciones para las que recuperó canciones como la que encabeza el texto. En el reto de mantener la atención de niños de tan corta edad, el actor también compartió con ellos varios dibujos y culminó su actuación con una canción interpretada a guitarra.

El cuentacuentos ofrecerá hoy otras dos sesiones en las escuelas infantiles de La Toba y La Magdalena, en la que repetirá actuación. Al término de las de ayer, Alba reconoció que los niños se habían portado muy bien y habían prestado mucha atentos. «No obstante, siempre tengo un plan b», afirmó.

Este es el segundo año que la Estaya de la Llingua trabaja con las escuelas infantiles para la normalización de la lengua asturiana, en un trabajo pionero en Asturias. Durante este curso, trabajarán con los nombres de los árboles en asturiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos