Bellezas que reivindican la «mujer real»

Foto de todas las participantes en Miss Curvy, en una sesión en el Palacio de la Magdalena, en Soto del Barco.
Foto de todas las participantes en Miss Curvy, en una sesión en el Palacio de la Magdalena, en Soto del Barco. / FOTOS: LEONOR ESCANCIANO

Beatriz Muñiz y Ariana Saavedra, dos jóvenes de la comarca, participan en el certamen Miss Curvy Asturias

M. PICHEL AVILÉS.

Por primera vez en Asturias se celebrará el concurso de belleza Miss Curvy. Es la fase autonómica, de la que se elegirá a la representante del Principado en la fase nacional, que tendrá lugar en Granada en el mes de noviembre. Al título optan Beatriz Muñiz, de Avilés, y Ariana Saavedra, de Piedras Blancas. Ambas viven la ilusión de presentarse a un evento novedoso, y lo hacen con un fin reivindicativo: el de visibilizar «a la mujer real». «Hay que romper con el canon establecido», resalta Beatriz.

Verónica García, diseñadora de moda a través de su marca Vega Moda, es la encargada de organizar el certamen, que tendrá lugar en el Llagar de Castiello, en Gijón, el 17 de septiembre en su semifinal, y el 8 de octubre la gala de elección de miss Curvy Asturias, con las 15 finalistas de entre las 29 de toda la comunidad que se han presentado a esta primera edición. «En la moda estamos muy olvidadas, queda mucho camino aún por recorrer», lamenta Verónica, que quiere visibilizar a todas las mujeres de más de una talla 42, el mínimo con el que se pueden presentar. Muchas veces, la ropa también es «bastante más cara» que para el resto.

Ariana Saavedra Menéndez es de Piedras Blancas y tiene 22 años.

Pero este es solo uno de los problemas a los que se enfrentan, aparte de los estereotipos. «Tenemos problemas en todos los órdenes de la vida, para empezar en el laboral, con dificultades para encontrar empleo», resalta Beatriz, que a sus 33 años trabaja como asesora comercial. «Hay una discriminación hacia las personas con tallaje alto, y sin embargo, la talla media en España es la 42-44», recuerda Ariana. Por eso ambas afrontan el certamen como una forma de lucha, de visibilización, de recordar a la sociedad que ellas también están, que «nos podemos quitar los complejos», en palabras de Ariana, y como destaca Beatriz, «recordar que un cuerpo bonito no es solo unas medidas de 90-60-90».

«Es importante que se promueva que todas las tallas tengan cabida y que nosotras nos podamos vestir guapas también, porque hasta hace muy poco la ropa a la que teníamos acceso era muy sobria, muy sosa, como para personas mayores», recuerda Verónica «Vamos contra el canon de belleza, pero esto es la vida real», añade.

Ilusión por participar

Pero aparte de la cuestión reivindicativa, está la ilusión por participar, por adentrarse en un mundo absolutamente nuevo para ellas. «Me enteré del concurso a través de las redes sociales, me puse en contacto con Verónica y, aunque me costó un poco decidirme, después pensé en la importancia de la experiencia, que está siendo inolvidable. Nunca me lo había planteado, pero tampoco nunca me había encontrado con la posibilidad de hacerlo», reconoce Beatriz. En el caso de Ariana, estudiante de Filología Hispánica de 22 años, ya participó el año pasado en un concurso «para modelos XL» en Gijón, en el que quedó la segunda. «Esto es distinto, a nivel nacional. Me dicen que no tengo mal cuerpo, que tengo buenas proporciones, y decidí presentarme», revela.

Beatriz Muñiz López tiene 33 años y es de Avilés.

Ya han empezado con los preparativos del certamen. Así, las candidatas estuvieron en una sesión fotográfica en el Palacio de La Magdalena, en Soto del Barco, y han visitado las tiendas colaboradoras, que en Avilés son Tu Talla Moda y La Diferente. «Tienen muchas ganas de trabajar, de que se vea que son mujeres reales, y esta es una buena oportunidad para ellas», refleja Verónica. Estilismo, desfiles, fotografías, empiezan a vivir las peculiaridades del mundo de la belleza y el modelare. «Es un certamen de belleza y nos lo tenemos que tomar en serio, no nos acabamos de creer que somos también modelos», confirma Ariana. Como dice Beatriz, «¿por qué una chica de tallas grandes no puede dedicarse a la moda? No se debe prejuzgar, que llevemos una talla más no quiere decir que no nos cuidemos. Y además, aquí no solo se valora la belleza, también la forma de ser, de expresarte».

Conforme se acerca la cita, aumentan los nervios. El día 28 de agosto tendrán una nueva sesión de fotos en el Palacio de la Zoreda, en Oviedo. «Soy bastante tranquila, seguramente el día del certamen lo notaremos más», admite Ariana, que reconoce que al subirse a la pasarela, «cuando nos dicen que pisemos firme, el corazón da un vuelco». «Es que tenemos que aprender a caminar por la pasarela, a posar, pero desde la organización nos ayudan y nos motivan», agradece Beatriz. Las dos recuerdan que, al final, se trata de una competición, y la afrontan con todas la ilusión y el deseo de ganar.

Fotos

Vídeos