«Un buen uso de la tecnología no nos va a ayudar a ser menos individualistas»

Daniel Ramón Vidal, ayer en el chalé de La Granda. /MARIETA
Daniel Ramón Vidal, ayer en el chalé de La Granda. / MARIETA
Daniel Ramón Vidal, Director de Biópolis

Doctor en Ciencias Biológicas, asume que el principal reto al que se enfrenta la humanidad es dar de comer a una población creciente

M. PICHEL AVILÉS.

Daniel Ramón Vidal es doctor en Ciencias Biológicas, investigador del CSIC, Premio Nacional de Investigación Juan de la Cierva, y en la actualidad, director de la empresa de biotecnología Biópolis, que cuenta entre sus colaboradores a la Corporación Alimentaria Peñasanta. Una compañía que hoy forma parte de la multinacional agroalimentaria ADM, la tercera más grande del mundo en su sector, pero que aún mantiene una profunda vinculación con la ciencia. Recuerda que uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el mundo es terminar con el hambre, mientras otra parte sufre de obesidad. Una dualidad de la que salir, apunta, con un reparto más equitativo, una mejora de los hábitos alimentarios y una firme apuesta por la innovación que puede llegar a plantear, en un futuro inmediato, menús saludables acordes con el perfil genético. Para él, la clave es hacer accesibles esos avances a toda la población. Regresó ayer a La Granda, donde ya había acudido en otra ocasión de la mano del prestigioso bioquímico Santiago Grisolía.

-¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad en el capítulo alimentario?

-El gran problema es que más de mil millones de personas viven en la hambruna, mientras tiramos a la basura aproximadamente el cincuenta por ciento de lo que producimos.

-¿Tiene solución el hambre?

-De hecho, hoy se le podría dar, porque desperdiciamos mucho y está muy mal repartido. El principal problema es que muchos no tienen qué llevarse a la boca diariamente, mientras nosotros estamos con la barriga llena.

-¿Es solo un problema del llamado 'tercer mundo', o afecta también a los países desarrollados?

-Principalmente es del tercer mundo. Aquí también hay otro problema importante, con la obesidad, que afecta a ochocientos millones de personas. Es el exceso que nos lleva a hábitos de vida poco adecuados, en la alimentación, en la actividad física.

-¿Cuál de los dos problemas se podría erradicar de una forma más rápida y efectiva?

-Pues casi sería más sencillo solventar el hambre que la obesidad, porque bastaría con hacer un mejor reparto de los recursos. En el segundo caso, afecta a hábitos de vida, y es más complicado. Cada vez vemos a más niños sentados en una silla, jugando con una 'tablet' o con un ordenador, que dándole patadas a un balón. Y cuestiones como estas implican una afectación directa a nuestra salud. La mejor manera de llegar a los 80 años con calidad de vida es crear buenos hábitos desde que se tienen dos años.

-¿Cómo cambiar esas costumbres?

-La base de todo se encuentra en una buena educación nutricional desde la infancia. Y esto no es una responsabilidad de los colegios, al contrario, es una cuestión que implica directamente a los padres, que deben ser los que den ejemplos de una vida sana.

-¿Habría que invertir, pues, en educación?

-Todo lo que invirtamos en educación, en el sistema educativo es muy barato, pero no solo en educar en hábitos saludables, sino en general. Hoy en día se toca muy de refilón lo importante que es esforzarse para conseguir lo que se quiere, o ponerse en la piel de los demás. Como sociedad hemos dejado de lado cuestiones muy importantes.

-¿Es la falta de empatía uno de los problemas a los que se enfrenta la sociedad contemporánea?

-Sí. Es necesario ponerse del lado del otro. Y en este caso, un mal uso de la tecnología no nos va a ayudar a ser menos individualistas.

-¿Qué respuestas puede dar la tecnología en cuestiones tan relevantes como el hambre en el planeta?

-Hoy somos 7.000 millones de personas las que vivimos en la Tierra, pero en 35 años, seremos 9.000 millones. En ese tiempo se calcula que se perderá el diez por ciento de la superficie cultivable con la que cuenta el planeta. Es un reto. Desde la agroalimentación vamos a necesitar de todas las herramientas posibles, no podemos renunciar a ninguna, porque el problema es qué comemos, cómo sobrevivir.

-Se habla de la utilización de transgénicos. ¿Por qué tienen tan mala fama? ¿Son inocuos?

-Realmente es un debate ideológico, no técnico, el que se produce con los transgénicos. Se cuestionan en los lugares ricos del planeta, en Europa, en la costa Este y Oeste de Estados Unidos, en sitios en los que se vive con la barriga llena. Y no hay un solo dato que indique que sean peores para la salud que el resto de alimentos. Los transgénicos aumentan la productividad, disminuyen la huella ecológica, porque, entre otras cosas, reducen el uso de pesticidas o de fertilizantes. Pero no podemos renunciar a ningún tipo de agricultura, según el lugar en el que se aplique, ni la de precisión, ni la convencional, ni por supuesto la transgénica.

-¿Cómo afecta a la industria agroalimentaria?

-El mayor impacto llegará de la mano de la biotecnología, va a ser la alimentación personalizada, a través de la secuenciación del genoma. Se podrán prevenir así el desarrollo de patologías que mejoran con una alimentación adecuada y dirigida. Esto se nos viene ya encima, aunque puede tener un doble impacto, según se utilice de una manera correcta o inadecuada.

-¿No creará una dualidad entre quienes puedan acceder a ellas y los que no?

-Es un problema de medidas sociales y políticas, que nuestros dirigentes tomen medidas, para evitar que la gente pase hambre y tenga que salir huyendo de sus países, porque eso repercute en la vida de todos. La forma de solventarlo es ayudar en los lugares de origen, no hay que olvidar que casi todas las guerras se producen por el hambre, o por el acceso a tecnologías.

-¿Se solventará?

-Donde va a aumentar la población es en los países en los que ya hay hambrunas, en los países ricos la natalidad y la fertilidad bajan, lo que supone un problema, que abre a su vez nuevos nichos de mercado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos