Burger King iniciará obras para instalarse en Divina Pastora a principios de 2018

Espacio de Divina Pastora, hoy degradado en la entrada de Avilés, en el que se situará el nuevo restaurante. / MARIETA
Espacio de Divina Pastora, hoy degradado en la entrada de Avilés, en el que se situará el nuevo restaurante. / MARIETA

El proyecto, ejecutado por la empresa avilesina Inversiones Sabugo, prevé la creación de entre 30 y 40 nuevos puestos de trabajo

M. PICHEL AVILÉS.

La entrada de Avilés que más tránsito recoge día tras día, la de la avenida de Gijón que desemboca en la Glorieta de los Oficios, será protagonista de un lavado de imagen gracias a la instalación de un nuevo restaurante de comida rápida con acceso para vehículos. Ocupará el descampado situado en Divina Pastora entre las vías del tren y el nuevo aparcamiento, 3.200 metros cuadrados en los que la empresa Inversiones Sabugo SL, propiedad del emprendedor avilesino Daniel González Fernández, situará un establecimiento de la cadena Burger King. Su idea es comenzar con las obras en el primer trimestre del año 2018.

«La inversión que hemos previsto es de 1,5 millones de euros», anuncia Daniel, propietario, asimismo, del restaurante de la misma compañía en la calle de La Cámara. Se trata de una inversión de capital cien por cien avilesino, que se suma al dinero destinado a la compra de la finca que, por incluirse dentro del plan urbanístico de la Isla de la Innovación, de momento solo ha podido ser adquirida 'en precario'.

El proyecto ya se encuentra avanzado, y contará con un edificio de unos 600 metros cuadrados aprovechables. A su alrededor, espacio para aparcar (se han previsto unas 30 plazas) y para acceder con el coche para encargar y recoger el pedido, puesto que el formato que se situará es el denominado 'Autoking', que permite ser atendido sin necesidad de salir del vehículo. El lugar elegido resulta estratégico, de paso para miles de vehículos todos los días, tanto de salida como de entrada en la ciudad. Asimismo, es lugar de paso del Camino de Santiago, cada vez con un mayor número de peregrinos. Porque el establecimiento se destina no solo a clientes motorizados, puesto que se podrá acceder al mismo con absoluta normalidad a pie. «También tendremos allí reparto a domicilio, así podemos ampliarlo a Castrillón, a Piedras Blancas y Salinas», indica Daniel.

La última remodelación del cruce de la avenida de Gijón con la carretera de Luanco por el puente Azud, permite acceder desde ambos sentidos de circulación hacia la explanada en la que se situará el restaurante, que comparte vial de entrada con el nuevo aparcamiento de Divina Pastora, lo que facilitará el tránsito de los automóviles.

Duplicar el empleo

El número estimado de puestos de trabajo directos que creará el nuevo restaurante es de entre treinta y cuarenta, lo que supondrá doblar el número de empleos con los que hoy cuenta la empresa en la calle de La Cámara, donde la plantilla se eleva a una treintena de personas. «Apostamos por crear trabajo estable, indefinido y empleo femenino», indica Daniel, que confirma que las directrices en el establecimiento de Divina Pastora serán similares. «Somos una empresa cien por cien local, y también todos nuestros proveedores son nacionales», destaca. El edificio que lo acogerá es de tipo modular. De tal manera que, en el momento en que comience a ejecutarse el plan de la Isla de la Innovación, «no habrá problema para desmontarlo y situarlo en otro lugar que sea adecuado», según explica el empresario.

Los trabajos, previstos para el primer tercio del año 2018, comenzarán con el acondicionamiento de la parcela, a la que se deben conducir todas las acometidas, tanto de agua, como de luz y de saneamiento. La siguiente, levantar la edificación que cambiará por completo la cara a la zona, y «le dará la bienvenida a la ciudad», será más rápida, puesto que «una vez esté esta parte completada, se podrá instalar el restaurante en un plazo de un mes».

Será una construcción singular, con espacio para comensales tanto en el interior, como en el exterior, unos 250 a la vez, en total. «Va a tener una amplia terraza en la parte superior, con vistas al Centro Niemeyer», destaca Daniel, especialmente orgulloso «del nuevo espacio para los niños; serán dos zonas, mucho más orientadas y específicas para ellos».

Confiesa el empresario avilesino que tiene «ganas de empezar la obra», para lo que depende de resolver trámites ya en marcha. «Por mí hubiéramos empezado ya este año», reconoce. Tendrá que esperar un poco más. Eso sí, en este mes de septiembre habrá un paso que adelanta: «Lo primero que vamos a hacer es quitar las vallas publicitarias».

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos