El campo de La Luz esperará al verano

El campo de fútbol el pasado fin de semana. /  P. BREGÓN
El campo de fútbol el pasado fin de semana. / P. BREGÓN

La concejala de Deportes, Ana Hevia, recibe hoy a la directiva del equipo afectado por sus inundaciones y desde IU se piden soluciones

F. DEL BUSTO AVILÉS.

La necesidad de autorizaciones de la Confederación Hidrográfica del Norte retrasan los arreglos que el gobierno municipal quiere realizar en el campo de fútbol de La Luz, según anunció ayer la concejala de Deportes, Ana Hevia.

Hoy miércoles, la edil se reunirá con la directiva del Rayo Villalegre, equipo perjudicado por las inundaciones del campo. Las frecuentes inundaciones provocan la suspensión y aplazamiento de los partidos en un terreno que, durante el invierno, se convierte en un barrizal impracticable para el deporte.

Ana Hevia avanzó ayer que el gobierno quiere solucionar ese problema lo antes posible. Según el Ayuntamiento, el origen de los problemas es el colector de desagüe del campo, cuyas irregularidades impiden su correcto funcionamiento cuando se producen lluvias copiosas, como sucedió el pasado fin de semana.

La intención del gobierno municipal, según desveló ayer Ana Hevia, es abordar el arreglo del terreno este verano, aunque la ejecución de los trabajos no dependen en exclusiva del Ayuntamiento «puesto que es necesaria la autorización de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico», según comentó.

IU pide soluciones

Por su parte, desde el grupo municipal de Izquierda Unida, el concejal Rodrigo Muñiz Eyaralar anunció que la coalición llevará el asunto al próximo pleno municipal, que se celebrará el quince de febrero. «Es inaceptable el mal estado en el que se encuentra el campo y el deterioro al que se ve sometido cada vez que llega un temporal», afirmó.

«Se debe reparar la tubería que atraviesa el campo, la cual está tupida y el agua emerge inundando el campo de arena o moviendo gran parte de la misma», comenta. Este efecto provoca irregularidades en el terreno de juego y afecta a la salud de los deportistas ya que «ha llegado a ser la causa de alguna lesión en jugadores», asegura.

El edil incidió que, además de los problemas del desagüe, el Rayo Villalegre sufre las consecuencias del cercado del campo. Según comentó en numerosos puntos no alcanza la altura suficiente por lo que se pierden balones, causando un gasto anual de seiscientos euros en material deportivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos