Un campo de fútbol para Quini

Instalaciones de hierba sintética del campo de fútbol número 1 de La Toba, en Llaranes. / PATRICIA BREGÓN

La Peña Sportinguista El Portón recoge firmas con el objetivo de dedicarle a 'El Brujo' el campo número 1 de La Toba

J. F. GALÁN AVILÉS.

La Peña Sportinguista El Portón de Avilés quiere bautizar el campo número 1 de la Toba con el nombre de uno de los futbolistas asturianos más destacados de la historia, Enrique Castro 'Quini'. Fue allí, en los campos de Llaranes, su barrio, donde el 'El Brujo' inició su andadura, primero con los equipos de base del colegio salesiano Santo Ángel y después con el Ensidesa, impulsor y en aquellos tiempos propietario de la que fue la primera escuela de fútbol de España.

Constituida hace apenas un año, la referida peña rojiblanca ha elevado su petición a la Fundación Deportiva Municipal y al Ayuntamiento al tiempo que anuncia una campaña de recogida de firmas. Los formularios estarán próximamente disponibles en varios establecimientos hosteleros de la ciudad, y también online, a través de la plataforma change.org. «El objetivo es llegar al mayor número de personas posible» manifiesta un portavoz de El Portón, al tiempo que invita al resto de peñas sportinguistas tanto de la comarca como de cualquier otra localidad a sumarse a esta iniciativa.

Ovetense de nacimiento y gijonés de adopción, Quini y sus dos hermanos, Falo y el difunto Jesús Castro, durante muchas temporadas portero del Sporting, pasaron buena parte de su infancia y juventud en el popular barrio avilesino, donde coincidieron con otra leyenda rojiblanca, Megido. «Tenía 8 años cuando mi familia se trasladó a Llaranes. Mi infancia corrió allí, dando patadas a la pelota, como todos los niños del poblado. Allí fue donde empecé a crecer como futbolista y como persona, donde pasé de ser un crío a ser un adulto y donde cogí la educación, el saber estar en la vida», manifestó a este periódico en 2008 con motivo de la concesión del premio 'Tiempo de Deporte' especial del jurado.

A los 18 años, una vez concluyó su etapa como escolar en los equipos del Santo Ángel, debutó con el Ensidesa en el campo del Marino de Luanco, ya en la recta final de la temporada 1967-68. Ganaron los visitantes con un solitario gol marcado, cómo no, por Quini, de cabeza. Apenas unos meses después, el 22 de diciembre de 1968, tras anotar cuatro goles en el campo de Los Fresnos en el que fue su último partido con la camiseta granate, debutaba con la rojiblanca en el campo del Betis.

En los 448 partidos que jugó en sus quince temporadas como futbolista profesional -once con el Sporting y cuatro con el Barcelona- marcó 128 goles, además de ocho en 35 partidos como internacional, y ganó siete pichichis, cinco como rojiblanco y dos como blaugrana. «No es que tuviese un juego muy bonito, pero todo lo que encontraba por el área lo empujaba para dentro. El mérito era de mis compañeros, que me metían el balón», acostumbra a decir.

A día de hoy, continúa siendo el jugador del Sporting que más tantos ha logrado en la máxima categoría, 165.

Fotos

Vídeos