«Si un cantante es un baboso, es una responsabilidad suya, no del Ayuntamiento»

La concejala Ana Hevia, ayer durante el Pleno. /  MARIETA
La concejala Ana Hevia, ayer durante el Pleno. / MARIETA

La concejala de Festejos cierra en el Pleno el debate sobre la actuación «sexista» de la orquesta Funçao Públika el pasado sábado en El Parche

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La concejala de Festejos, Ana Hevia, cortó ayer de raíz la polémica generada tras la actuación de Funçao Públika el pasado sábado de Carnaval al limitar la responsabilidad de la interpretación al artista. «Si un cantante es un baboso encima del escenario, es responsabilidad suya, no del Ayuntamiento», aseguró ayer en el Pleno municipal.

Después de la actuación de la orquesta, Somos Avilés, Izquierda Unida y Ganemos denunciaron la presencia de mujeres en tanga en el escenario y los comentarios del cantante, reproduciendo un videoclip de moda. Después de la denuncia, los tres grupos trataron de presentar una moción en la que se pedía que el Ayuntamiento no fomentase «actitudes sexistas y la cultura de la violación» en la ciudad, defendiendo que durante todo el año «se respete la declaración de Avilés como ciudad libre de agresiones sexistas». Sin embargo, las normas fijadas por la corporación al inicio del mandato frustraron su objetivo, acudiendo a la figura del ruego para presentar el debate.

En su respuesta, la concejala de Festejos, Ana Hevia, recordó que Funçao Públika había actuado anteriormente en otras fiestas locales, y destacó que nunca había generado ninguna polémica y que, además, la calidad de la actuación justificaba que se repitiese la contratación.

A partir de ahí, cesa la responsabilidad municipal, ya que «no podemos controlar lo que el artista hace en el escenario». No obstante, Ana Hevia avanzó que se estaría al tanto de posibles comportamientos de estas características en el futuro.

Más allá de esta declaración, el debate plenario estuvo condicionado por el intento de la portavoz de Izquierda Unida, Llarina González Morena, de transformar el debate del ruego en una moción, es decir, de pasar de un duelo entre ella y la concejala de Festejos a un debate de todos los grupos. Cerca estuvo de conseguirlo y, de hecho, el portavoz de Ganemos, Agustín Sánchez, intervino para decir que su grupo no buscaba «la censura previa, el puritanismo ni restringir la libertad de creación». Sin embargo, la alcaldesa, Mariví Monteserín, cortó esta deriva apelando al Reglamento Orgánico Municipal.

Llarina Moreno protestó, acusando a Monteserín a de «vetar» a la oposición, cediendo su segundo turno de intervención a la concejala de Somos, Eva Fernández Alonso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos