Cáritas atiende a menos personas pero «con más necesidad»

La búsqueda de ayuda en Cáritas ha ido en descenso en el último año. A falta de cerrar los datos anuales, el coordinador general de Cáritas Arciprestal, Francisco Álvarez-Buylla, asegura tener «menos demanda, pero con mayor fuerza», es decir, que las personas que han acudido a esta organización humanitaria necesitaban más dinero que en los años anteriores y vivían una situación de dificultad más acuciada.

El principal problema son los gastos asociados a la vivienda, tanto los alquileres como los suministros. Las familias no llegan a pagar las facturas asociadas a los gastos energéticos y tienen que acudir a pedir ayuda. Unos lo hacen a través de los Servicios Sociales municipales y otros acuden a Cáritas, donde les prestan ayuda gracias a unos donativos que «van en descenso», según asegura Buylla. Aún así, la entidad es capaz de seguir atendiendo las demandas de las familias que acuden a ellos y de mantener la casa de acogida de Valliniello.

Este año, además, lo comenzaron con un ingreso extra, el de 25.000 euros que les hizo la empresa Asturiana de Zinc, una inyección económica, procedente en gran parte de la partida destinada a obsequios de protocolo. Cáritas irá repartiendo este dinero entre los equipos de acogida y acompañamiento de la red que protegen a las personas y familias más vulnerables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos