Carrozas de otra época en El Bollo

Carroza de la Cofradía de El Bollo que recrea el primer desfile en 1893./
Carroza de la Cofradía de El Bollo que recrea el primer desfile en 1893.

Una réplica del primer carro que desfiló hace 125 años, la propuesta de Ensidesa en 1968, Los Canapés y los Indianos, entre las maquetas ganadoras

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

En El Bollo se celebra el presente, la llegada de la primavera, y el futuro que se vislumbra con el verano a la puerta de la esquina. Se sacude el frío invierno, la lluvia, la nieve, el recogimiento en casa. Es fiesta de optimismo, de luz y color, pero este año las asociaciones de vecinos que desfilarán con sus carrozas han querido que sea también una celebración del pasado, de las personas o cosas que marcaron no solo ediciones anteriores de El Bollo, sino el devenir de la vida en los barrios.

Las seis propuestas que desfilarán el 1 y 2 de abril, elegidas para ser subvencionadas por el Ayuntamiento con 2.800 euros que ayudarán a sufragar su coste, siguen un hilo conductor, cada una en un territorio y con la de la Cofradía de El Bollo como elemento vertebrador con su '1893, el inicio', una clara invitación a volver a los orígenes de una fiesta que no por casualidad está declarada de Interés Turístico Nacional. La carroza diseñada por Pepe Espiña recreará el primer desfile hace 125 años, con un carro de época como el ideado por Armando Fernández Cueto en 1893, tirado por tres caballos hasta la plaza de Las Aceñas (actual plaza de Julián Orbón), lleno de bollos y botellas de vino para quienes se habían inscrito. A pesar de la lluvia, hubo romería y baile bajo los soportales y allí se dijo que «esta romería, por ser la primera, bien merecía que se repitiera». Y «parece que les hicieron caso», según recordaba ayer con humor Benjamín Lebrato, presidente de la Cofradía de El Bollo.

En Avilés Centro la asociación Pedro Menéndez ha dejado la maqueta en manos del artista Alberto Colino para hacer una alegoría de las familias que participan en la fiesta. Dos ciempiés reparten su imponente figura para llevar bollos, manzanas, sidra y lo que haga falta, como si de una gran familia se tratase.

En Versales, la asociación Marcos del Torniello destaca uno de los elementos singulares del barrio, Los Canapés, la antigua 'puerta' de entrada a Avilés. La directiva, impulsora de la idea, con la colaboración en su ejecución de la artista Laura García, representa los dos bancos y varios personajes sentados y caminando a su alrededor.

'Avilés creativa' se llama la carroza de El Hórreo de El Carbayedo, en la que la artista Esther Cuesta hace referencia a la renovada plaza de Los Oficios y la antigua Pescadería.

En Llaranes, una vez más los vecinos demuestran memoria para seguir homenajeando la llegada de Ensidesa a mediados del siglo pasado. Este año, su 'Cesta de manzanas y néctar' es una réplica de la carroza con la que participó la empresa en el desfile de El Bollo de 1968. También se incluye un homenaje a la sidra asturiana y su espectacular desarrollo dentro y fuera de nuestras fronteras.

De nostalgia va igualmente la carroza 'La vuelta a casa' de la Sociedad de Festejos de Trasona. Bernardo Duarte y Rosi Rodríguez, con la ayuda del Ayuntamiento de Corvera, han hecho realidad el sueño de dedicarle una carroza de El Bollo a los Indianos, «con un barco como en el que venían del otro lado del océano con 'posibles'».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos