La casa avilesina de Santa Claus

Marcia Rosely Xavier, Claes Railton Lidman y Per Tommy Sten Lindam, ante el grueso de su colección. / PATRICIA BREGÓN
Marcia Rosely Xavier, Claes Railton Lidman y Per Tommy Sten Lindam, ante el grueso de su colección. / PATRICIA BREGÓN

Per Tommy Sten y Marcia Rosely Xavier decoran su hogar con cientos de figuras de Papá Noel

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Dicen que Santa Claus vive en el Ártico y hay quien no duda en viajar para conocer la residencia del también conocido como Papá Noel. Sin embargo, de lo que no hay duda es que la tradicional figura navideña cuenta con un domicilio en Avilés, una casa singular como lo son sus ocupantes: el matrimonio formado por el sueco Per Tommy Sten Lindman y la brasileña Marcia Rosely Xavier Argolo al que hace ocho meses se sumó su primogénito: Claes Railton Lindman Argolo.

La pareja cuenta con más de un centenar de figuras de Papá Noel, también alguna Mamá Noel. Habitualmente, residen en una vitrina a la entrada de su piso, pero cuando la magia de la Navidad llega invaden todos los lugares de la casa: en el salón, por los pasillos, en la cocina. Es difícil encontrar un lugar donde no aparece un ser simpático de largas barbas blancas y gorro rojo.

«La mayor parte de la colección era de Maud, la abuela de Per», comenta Marcia Rosely Xavier, «falleció hace dos años. Cuando estaba enferma, antes de morir, se la pedimos y tanto ella como la familia de Per no pusieron problemas».

Maud llevaba años coleccionando estas figuras, aunque la tradición de Suecia, como la de Brasil, es que los regalos se reparten en Nochebuena, pero por el Niño Jesús, explica Marcia. En pleno ejercicio de fusión, saben que en las casas de sus amigos avilesinos, el pequeño Claes Railton recibirá la visita de los Reyes Magos.

«Comenzó a comprar y fue coleccionando. Todos los años conseguía nuevos. Y los amigos comenzaron a regalarle. Cuando mi hermana Rita la conoció, le llevó uno de Brasil. También hay de Noruega, de Rusia, de Suecia, hay saleros, figuras de Mamá Noel», comenta Marcia Xavier. La lista sigue: una pareja de loza donde Papá Noel es el salero y Mamá Noel la pimienta, se ven copas, confeccionados en fieltro, en madera, de diferentes tamaños.

La pareja mantiene la tradición y van incorporando figuras. Maud, según comenta, fue una de esas abuelas especiales que existen en las familias, un referente de amor para ambos. Por eso, conservar y ampliar la colección es un homenaje a ella, la mantiene en su recuerdo.

Estas Navidades, el matrimonio viajaba a Suecia para estar con la familia Lindman. En su desplazamiento, tenían previsto detenerse en Dinamarca y, entre los deberes, estaba adquirir nuevas piezas para su colección. De momentos renos y elfos no aparecen en las paredes.

Aunque la familia permanece lejos de Avilés, la decoración navideña inunda la casa con los primeros días de diciembre y hasta después de Reyes, como manda la tradición.

Nuevos avilesinos

Per Tommy Sten Lindman y Marcia Rosely Xavier Argolo representan a los nuevos avilesinos que se incorporan a la vida local gracias al desarrollo empresarial. Cuando se conocieron, él no sabía poner la ciudad en el mapa, aunque cuando surgió una posibilidad de trabajar en DXC Technology, la antigua CSC, abandonó Dublín y se trasladó a Asturias.

La relación se profundizó y, en 2015, ambos se casaban, en una ceremonia singular ya que, tras oficiarse en el Ayuntamiento, la festejaban con sus amigos en El Portón, uno de sus locales de referencia en el centro de la ciudad. Hace ocho meses, el matrimonio tenía su primer hijo: Claes Railton.

«Nos gusta mucho la ciudad», comenta Per Lindman, «es muy cómoda para hacer deporte, me gusta salir en bicicleta y es sencillo salir a caminar y hacer rutas de montaña». Marcia Rosely Xavier señala que uno de sus lugares favoritos es el parque de Ferrera.

Por su parte, Lindman destaca el paseo de la ría, especialmente a la altura del Centro Niemeyer y las mañanas en las que la niebla circulaba sobre la lámina de agua.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos