«Castrillón suponía un problema»

Imagen de la Variante a la altura de Gaxín y con San Cristóbal al fondo, en el punto en el que llegó a plantearse un túnel para conectar con el Puerto entre Jardín de Cantos y La Maruca.
Imagen de la Variante a la altura de Gaxín y con San Cristóbal al fondo, en el punto en el que llegó a plantearse un túnel para conectar con el Puerto entre Jardín de Cantos y La Maruca. / MARIETA

Ayuntamiento y Principado estudian trazados alternativos para la Ronda Norte que eludan el concejo vecino | Ambas administraciones ya han mantenido varias reuniones para estudiar diversas opciones en busca de «la mejor técnica y económicamente»

RUTH ARIAS AVILÉS.

El Ayuntamiento de Avilés y el Principado llevan ya un tiempo hablando y estudiando diversas alternativas para trazar una Ronda Norte diferente a la del último proyecto, el que supuso que el Ayuntamiento de Castrillón acudiese a los tribunales, aunque finalmente su recurso no fue admitido por defectos de forma. «Castrillón suponía un problema con esta alternativa», señala el concejal avilesino de Urbanismo, Luis Huerga, que reconoce que «no entrar en Castrillón» está sobre la mesa y es una de las posibilidades que se están teniendo en cuenta en estos momentos.

La alcaldesa, Mariví Monteserín, se comprometió anteayer a presentar antes de fin de mes un nuevo trazado, que sería el primer paso antes de cerrar un protocolo entre las tres administraciones: la local, la autonómica y la estatal. «Ahora hemos empezado a trabajar con un papel en blanco, y no condicionado por un protocolo, como ocurría ahora», explica Huerga.

El concejal considera «lógica» la postura del Principado, y defiende que «no podemos iniciar un proceso que luego puede ser tumbado por los tribunales», que se había iniciado «con una legislación diferente», y cuya redacción ya había llegado a salir a licitación hace algo más de dos años por medio millón de euros. «Era un callejón sin salida», reconoce.

El último planteamiento suponía acceder a la margen izquierda del puerto desde la variante a través del actual enlace de La Vegona, e incluía un túnel de cerca de novecientos metros y un viaducto para salvar las líneas ferroviarias antes de salvar el río Raíces y conectarse a la travesía de la Industria.

Ahora se estudian «posibilidades que no se habían tenido aún en cuenta», y se trata también de minimizar los posibles roces que puedan surgir con Castrillón, que hasta ahora han supuesto paralizar los proyectos y retrasar una infraestructura clave para Avilés y que acumula ya décadas de retraso. «Hay que encontrar una opción que resuelva los problemas y la que sea mejor tanto técnica como económicamente», defiende el concejal avilesino de Urbanismo.

Una vez decidido el nuevo trazado, habrá que comenzar a negociar el protocolo. El anterior recogía que sería el Ministerio de Fomento el que se encargaría de ejecutar las obras, toda vez que se trata de los accesos a un puerto considerado como de interés general del Estado. Mientras, el Principado debía aprobar tanto el estudio informativo como el de impacto ambiental, y encargarse también de la redacción del proyecto. El nuevo protocolo podría seguir un esquema parecido, pero en cualquier caso se negociaría después de haber definido cual es la opción que se ejecutará.

Llamada al acuerdo

Además, ayer el Partido Popular de Castrillón hizo un llamamiento a la negociación y el acuerdo. «El Principado, que es el que tiene que proponer el trazado al Ministerio, debe contar con la opinión de todos los ayuntamientos afectados para llegar a una propuesta común y que de una vez por todas se pueda acometer dicha infraestructura», pide el portavoz municipal, Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones.

Fotos

Vídeos