El Catastro obliga a regularizar 2.026 inmuebles en Avilés en los que detectó mejoras

Vista general de Avilés en donde la revisión catastral realizada ha 'cazado' a más de dos mil propiedades que han tenido que regularizarse. / MARIETA
Vista general de Avilés en donde la revisión catastral realizada ha 'cazado' a más de dos mil propiedades que han tenido que regularizarse. / MARIETA

Los propietarios han tenido que abonar una tasa y un nuevo recibo del IBI al aumentar el valor de sus viviendas

YOLANDA DE LUIS / ALBERTO SANTOS AVILÉS.

El Ministerio de Hacienda, a través de sus direcciones generales del Catastro, inició hace cinco años un procedimiento de regulación catastral en todo el territorio español, excepto Euskadi y Navarra en donde tiene las competencias cedidas, que en principio iba a finalizar tres años más tarde, pero ha superado ampliamente sus previsiones y el alto número de irregularidades detectadas ha alargado un proceso que ahora espera poder concluir este año. En Avilés, la investigación se inició en febrero de 2016 y concluyó a finales de octubre del año pasado. Como resultado de esta regulación hubo 2.026 inmuebles en los que se detectó alguna modificación con respecto a su declaración catastral anterior. En la práctica la regulación supone el pago de 60 euros de tasa y también el abono de las cantidades del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI o contribución) correspondientes de los ejercicios anteriores, al adjudicarse a la casa o a la finca un nuevo valor catastral superior al que tenía con anterioridad.

En la revisión del estado de las propiedades, la Dirección General del Catastro en Asturias ha utilizado avionetas, drones y otros medios aéreos, pero sobre todo han sido y están siendo todavía los técnicos sobre el terreno los que han podido comprobar los cambios en los inmuebles. También se ha utilizado el Plan Ortofotográfico Nacional del Ministerio de Fomento que recoge periódicamente imágenes de las poblaciones y permite comprobar sus cambios. Además, en esta investigación, han contado con la colaboración de los ayuntamientos.

La mayor parte de los cambios detectados en Avilés fueron sobre inmuebles urbanos, concretamente fueron 1.905 de los 2.026 totales. Los restantes eran rústicos, 121. En cuanto al tipo de modificación realizada, el 38,58% de las viviendas había acometido algún tipo de ampliación. En cifras redondas suponen 782 casas en las que en los últimos años sus propietarios habían efectuado obras de ampliación que no habían comunicado al Catastro.

Porcentualmente es la mayor infracción encontrada por los técnicos, le sigue la de cambios de uso, que ronda el 28% del total de los inmuebles, fueron 566. En este apartado se englobaría convertir un local comercial o una oficina en vivienda, o viceversa.

Más información

Por otro lado, en Avilés el 15,98% de las irregularidades que se tuvieron que legalizar fue porque eran viviendas de nueva construcción, cifra que contrasta claramente con la de Castrillón, donde el 64% de las regularizaciones se debió a esto o Pravia en donde también se superó el 60% de inmuebles descubiertos porque se construyeron y no se habían legalizado. De todas formas, hay otros municipios asturianos que superan todavía ese porcentaje de Castrillón y Pravia, como Siero en donde el 82% de las viviendas 'cazadas' eran nuevas y estaban sin declarar ante el Catastro o Valdés donde se supera el 78%.

Porcentualmente, las reformas en los inmuebles que suponen una mejora sustancial e implican un aumento de su valor fueron la cuarta causa que obligó a los propietarios avilesinos a hacer frente al pago de un nuevo recibo de la contribución, fueron el 14,5% del total de las infracciones detectadas por el Catastro en su investigación sobre los inmuebles de la ciudad.

El restante 3% se debió fundamentalmente a que los propietarios habían construido piscinas en sus fincas y no las habían regularizado (2%) y prácticamente el uno por ciento restante se enmarca por el Catastro en el apartado de otros. El clima asturiano es la mayor parte del año incompatible con el uso de la piscina al aire libre, de ahí que porcentualmente esta infracción en Asturias esté muy por debajo de las que se han detectado en otras zonas de España como Murcia, por ejemplo, en donde casi el 18% de las regularizaciones se debió a que se encontró en las fincas piscinas construidas que no habían sido declaradas, o en las islas Baleares con un 14% o Cataluña con un 10%.

Incremento del IBI

En el conjunto de Asturias, en estos cinco años se han investigado 54 municipios, lo que en la práctica se traduce en 45.065 inmuebles urbanos y rústicos regularizados. Como media, este hecho ha supuesto para los ayuntamientos implicados un incremento cercano al 3% en sus ingresos por el Impuesto de Bienes Inmuebles, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda. El proceso de regularización en Avilés sigue en marcha y a día de hoy no se ha cerrado la cifra final de los nuevos ingresos que tendrá el Consistorio merced a este plan nacional.

Según los últimos datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, desde que comenzó esta campaña se han regularizado 1,4 millones de inmuebles en toda España, de los que 1,1 son urbanos y solo 311.074 rústicos. Se han investigado alrededor de tres mil municipios que suman 28 millones de inmuebles, por lo que las irregularidades encontradas supone el 5% del total de propiedades registradas por las distintas gerencias catastrales.

Las nuevas construcciones sin declarar son un quebradero de cabeza para las administraciones y en esta campaña se ha demostrado que no son pocas las que se hacen y se mantienen irregulares hasta que son 'cazadas'. Entonces deben abonar el IBI retroactivamente, pero la ley señala que lo máximo serían cuatro años atrás.

El Impuesto de Bienes Inmuebles es el que mayores ingresos aporta a las arcas municipales y campañas como la iniciada hace ya cinco años por el Ministerio de Hacienda contribuyen a actualizar el padrón y aumentar la cifra recaudada al detectarse los inmuebles construidos que no han sido declarados, pero también las ampliaciones y reformas que suponen mejoras y que incrementan el valor de la vivienda.

En Avilés a todo esto se suma la revisión catastral de oficio que se efectuó hace algo más de cinco años y que aumentó ya los valores de forma considerable, revisión que sigue aplicándose año a año para evitar un 'catastrazo'.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos