El Cautivo recorre el casco histórico

El Cautivo recorre el casco histórico

Tras el chasco de la víspera, fue la primera de la Semana Santa Avilés de este año, una procesión sobria, la de Jesús Cautivo, seguida por numeroso público

J. F. GALÁN

Las nubes se contuvieron y, al contrario que el domingo, cuando la lluvia obligó a suspender La Borriquilla, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Esperanza salió anoche en procesión con el paso de Jesús de Medinaceli. Tras el chasco de la víspera, fue la primera de la Semana Santa Avilés de este año, una procesión sobria, la de Jesús Cautivo, seguida por numeroso público.

El chubasco caído poco antes de la hora de inicio remitió y la procesión se puso en movimiento minutos antes de las nueve desde la plaza de Carlos Lobo. Al frente marchaban tres franciscanos seglares seguidos de la banda de tambores y timbales de la cofradía, dos hileras de cofrades, en su mayoría descalzos, ataviados con túnica blanca, capirote y cíngulo verde, y el paso, sobre un carro con peana y escoltado por miembros de la Asociación Lepanto de Veteranos de la Armada.

Cerraban la procesión Ángel Llano, párroco de San Antonio de Padua, sede de la cofradía, dos seglares y un grupo de fieles, en su mayoría mujeres.

La procesión continuó por las calles de La Ferrería, La Muralla, La Cámara, La Fruta y San Bernardo para, aproximadamente cincuenta minutos después de la salida, regresar al punto de partida. Una vez en el interior del templo se rezó un Credo y se leyeron textos bíblicos, para concluir con el cántico de la ‘Oración marinera’, entonada por miembros de la Asociación Lepanto de Veteranos de la Armada.

Nuestro Padre Jesús de la Esperanza volverá a procesionar el viernes en el Santo Entierro y el sábado en la Resurrección.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos