La Cerveza cierra con «una de sus mejores asistencias, si no la mejor»

El buen ambiente fue la tónica en la semana de duración del festival.
El buen ambiente fue la tónica en la semana de duración del festival. / MARIETA

Hugo Martínez, gerente del Mercado de Avilés, destaca las buenas cifras de público de un certamen que está «consolidado»

M. PICHEL AVILÉS.

El Festival de la cerveza cerró ayer las puertas en la pista de La Exposición. Un festival que, en su XXIII edición «ha tenido una de sus mejores asistencias, si no la mejor», en palabras de Hugo Martínez, director-gerente de El Mercado de Avilés, encargado de organizarlo. «Las fechas y el certamen están perfectamente consolidadas», afirmó.

«Estamos muy contentos con como ha ido todo, y también en los distintos puestos también nos han manifestado su opinión. Todo ha salido bien, y además nos respetó el tiempo. Siempre hay cosas que se pueden mejorar y las tendremos en cuenta para las próximas ediciones», resaltó Hugo Martínez. El festival comenzó con mucha fuerza, el primer día, el pasado miércoles. Pese a unas tímidas gotas de lluvia, en Avilés había ganas de salir a la calle después de un mes de agosto menos veraniego de lo habitual. Y los puestos, tanto los de comida como los de bebida presentaron un gran ambiente ya desde el primer momento.

«Ha habido muy buena acogida, pero siempre hay días mejores que otros», admitía Martínez. Las noches del fin de semana, sobre todo la del viernes, no cabía ni un alfiler en La Exposición. Era casi imposible encontrar un sitio libre. Sin embargo, en otros momentos, como el domingo, en el que se conjugaron dos cuestiones, un día de sol para ir a la playa, y el Barça-Madrid de la Supercopa de fútbol, a una hora complicada, como las diez de la noche, le restaron algo de afluencia. «Ese día sí que lo notamos», reconoció el director del Mercado de Avilés.

Sensaciones positivas

«En cuanto a cifras concretas aún no hemos hecho balances, pero en líneas generales, los responsables de los puestos nos han transmitido que están contentos», explicaba Martínez. Durante los días del festival, tanto en los bares como en los establecimientos de comida, la sensación era de que en la ubicación de La Exposición, el crecimiento de público ha sido sostenido año tras año, y una de las cuestiones que se resaltan siempre es el buen ambiente y la ausencia de conflictos, en un certamen caracterizado por juntar a todo tipo de público, desde jóvenes a familias con sus hijos pequeños, con atracciones para ellos junto a los puestos, y también música de grupos avilesinos en directo, en dos pases, y también con un pinchadiscos, que amenizaba el ambiente.

Para mejorar la seguridad, se volvió a cortar la calle Orejas Sierra en el horario del festival. «Eso mejora el tránsito y no ha habido ningún percance. En cuanto al día a día, todo ha ido bien», resaltaba.

La principal novedad del festival fue la puesta a la venta del vaso conmemorativo con el logotipo de este año, con 3.000 unidades preparadas. «Teníamos la incógnita de cómo iba a responder la gente, pero al final las ventas han ido muy bien», atestiguó el responsable de la organización. El ritmo de adquisición también empezó muy fuerte, aunque reconocía que ayer aún quedaban «algunas unidades por vender». El listón queda muy alto para la próxima edición, la número 24.

Fotos

Vídeos