«Le di el cheque de una indemnización para pagar un recurso y no lo vi más»

«Le di el cheque de una indemnización para pagar un recurso y no lo vi más»
Marcelino Tamargo, la acusada y Diana González. / HUGO ÁLVAREZ

Varios testigos de la acusación y la defensa protagonizaron ayer la sexta jornada del juicio contra la abogada acusada de estafa

EVA FANJUL OVIEDO.

Ayer concluyó en la Audiencia Provincial de Oviedo la sexta jornada del juicio contra la abogada avilesina acusada de estafar a sus clientes quedándose supuestamente con el dinero de estos. La sesión, que fue breve y transcurrió sin incidentes, estuvo protagonizada por las declaraciones de los últimos testigos citados por las partes.

Las distintas acusaciones intentaron demostrar a través de los testimonios de antiguos clientes en qué consistía la presunta 'mala praxis' de la procesada al supuestamente no haber llevado a cabo las gestiones necesarias en los procedimientos apropiándose del dinero destinados para ello o no informar sobre los mismos a sus representados.

«Lo que empezó con un presupuesto máximo de unos 14.000 euros por una gestión relacionada con una herencia de mi mujer acabó costándonos un desembolso de cerca de 70.000 euros», aseguró una antiguo cliente de la acusada.

A este respecto, el abogado Javier de la Riega explicó tras la vista que «hay cuestiones que no se pueden negar, tal y como recoge el auto, en concreto hay un pago de 21.500 euros de este cliente que fue ingresado en la cuenta de otro cliente de la acusada, residente en Cataluña, en concepto de indemnización por un accidente de tráfico».

Otro de los exclientes que denuncian a la abogada es el exmarido de una prima de ésta, al que representó a finales de los años noventa en un pleito contra el médico que le practicó una operación quirúrgica. «Recibí un cheque de 500.000 pesetas como pago por las secuelas», explica. «Le di el dinero para el recurso de reclamación en 1998. Después le pregunté muchas veces y me decía que todo iba muy lento. Al final, cuando recuperé el expediente, el cheque no estaba y ella me dijo que se lo había perdido en un traslado», añadió. «Sufro cada día, a todas horas. Me siento estafado y engañado», aseguró este testigo durante su declaración.

Por su parte, uno de los testigos de la defensa que habitualmente realizaba informes técnicos peritajes para los casos que llevaba la abogada avilesina declaró haber trabajado para ella muchas veces durante sus 35 años de carrera y aseguró que «hice muchos informes para ellos y a mí nunca me dejaron de pagar ni tuve ningún problema».

«Culpables por la prensa»

Todos los clientes que testificaron ayer declararon ante el tribunal haberse enterado de la supuesta estafa de su abogada por el socio de ésta o por la prensa. Esto hecho demuestra para el abogado de la defensa Marcelino Tamargo que «todas las denuncias son hostigadas o son preparadas por su antiguo socio, quien casi todos los clientes aseguran fue la persona que les llamó para que denunciaran incluso sin saber exactamente el motivo».

En este sentido el letrado insiste en «el perfil de cliente oportunista» de los denunciantes, también considera que se ha vulnerado la presunción de inocencia de su representada: «Lo que he visto en este procedimiento es que desde que se empieza la causa en 2013 hay una presunción de culpabilidad que hemos tenido que ir desmontando nosotros cuando tenía que ser todo al revés. Teníamos que haber partido de una presunción de inocencia, de un trabajo serio y fundamentado tanto del juez de instrucción como del fiscal, y ha habido una presunción de culpabilidad».

Respecto a esto, Marcelino Tamargo manifiesta que «somos culpables porque la prensa lo dice, en este caso la mayoría de los afectados acudió a reclamar porque la prensa dice que la abogada estafó a un montón de clientes. Me parece descabellado y, si nuestra defendida es absuelta habrá responsabilidades contra los medios de comunicación que publicaron aquellas noticias».

A falta de la declaración de un testigo de la defensa que ayer no compareció en sala y que ha sido citado de nuevo para la próxima sesión, la fase testifical de este proceso se da prácticamente por terminada. Ahora, quedan dos jornadas para concluir el proceso, la primera el 23 de mayo, cuando la sala podrá escuchar los testimonios de los peritos citados por las partes. Durante la última sesión las partes expondrán sus conclusiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos