Cien agujas de tejer para quitar el frío

Dolores Cortés, Josefa Sánchez y Josefina Lobo con las bufandas y rodeadas de trabajadoras de ayuda a domicilio. /  PATRICIA BREGÓN
Dolores Cortés, Josefa Sánchez y Josefina Lobo con las bufandas y rodeadas de trabajadoras de ayuda a domicilio. / PATRICIA BREGÓN

Cincuenta usuarias y trabajadoras de ayuda a domicilio han hecho bufandas que han donado al albergue de personas sin hogar

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Las beneficiarias del programa de ayuda a domicilio entregaron ayer en el albergue para personas sin hogar cincuenta bufandas tejidas por ellas mismas para los usuarios de este centro. Algunas hacía varios años que no cogían las agujas y la propuesta hecha por Azvase, la empresa contratada por el Ayuntamiento para la ayuda a domicilio, junto a los Servicios Sociales les ha servido para reencontrarse con una afición relajante a la que le han vuelto a coger gusto.

El concejal de Participación Ciudadana, Miguel Ángel García Balbuena, acompañó a las trabajadoras de ayuda a domicilio y a las usuarias en esta entrega, destacando la importancia de este tipo de actividades que contribuyen a promover el envejecimiento activo en la ciudad.

Las trabajadoras de ayuda a domicilio, que también tejieron alguna de las bufandas, contactaron con las usuarias y las que quisieron participar recibieron las agujas y la lana para ir tejiendo en su casa. Ayer tres de ellas, Dolores Cortés, Josefa Sánchez Vasco y Josefina María Lobo fueron las encargadas de entregar las prendas y contaron sus experiencias. Tejieron siempre, pero con sus nietos ya mayores y algunos achaques propios de la edad fueron dejando de hacerlo. Las tres disfrutaron de la experiencia que les recordó algo que «hemos hecho toda la vida».

Ahora las usuarias de ayuda a domicilio trabajan en otro proyecto solidario. Cosen cojines con forma de corazón que muy pronto serán entregados en el Hospital San Agustín. En este proyecto Azvase y los Servicios Sociales cuentan con la colaboración de la Asociación Rey Pelayo, en donde se reúnen para coser, y también con la del Colegio El Quirinal, ya que su alumnado se encargará de envolver los corazones.

Estas actividades que buscan dinamizar el tiempo libre y de ocio de las personas mayores se completan con un taller que comenzará también próximamente sobre nuevas tecnologías y que se impartirá por los alumnos del Centro Integrado de Formación Profesional (el antiguo Suances).

El servicio de ayuda a domicilio también promueve encuentros entre los usuarios para tomar el café y crear nuevas relaciones que contribuyan a mejorar la vida de estas personas, muchas veces marcadas por pérdidas en su entorno social o familiar. Todo para impulsar una vejez activa y participativa en la comunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos