«El 90% de los clientes viene con una idea clara»

«El 90% de los clientes vienen al estudio con una idea clara para certificar la obra», comentan Iván González Duque y Alicia Zamora al explicar el creciente interés por el passivhaus. Desde el inicio de su actividad profesional, ambos apuntaron por este modelo que se puede aplicar a cualquier tipo de construcción.

En su experiencia profesional, ese diez por ciento restante también maneja idénticos criterios, aunque no se plantean la certificación. «El coste de certificar la obra es de dos mil euros. Nosotros preferimos la certificación, porque es una garantía de calidad, también una exigencia para los contratistas con quienes trabajamos», aseguran ambos.

La certificación sólo se realiza una vez en la vida, al terminar la construcción de la vivienda. El Instituto Passivhaus extiende un certificado que asegura que la construcción cumple todos los parámetros fijados y que, por tanto, el consumo energético es casi mínimo. No es necesario renovar el certificado, tan sólo el mantenimiento normal de la vivienda para asegurar que no se alteran las condiciones de confort de las que disfrutan sus propietarios.

Fotos

Vídeos