La Cofradía del Colesterol reconoce la unión del «buen yantar» y el deporte

Los galardonados caminan con el presidente de la Cofradía en el tradicional paseo hasta la Casa de Cultura / MARIETA
Los galardonados caminan con el presidente de la Cofradía en el tradicional paseo hasta la Casa de Cultura / MARIETA

Las atletas Ruth Beitia y María José Martínez y el fisiólogo Manuel J. Castillo reciben los premios anuales de la entidad gastronómica

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Más de una decena de cofradías gastronómicas, junto a autoridades y personalidades del deporte, se dieron cita ayer en Avilés para acompañar a la Cofradía del Colesterol Bueno HDL en la entrega de sus premios anuales, que este año recayeron en Manuel J. Castillo, María José Martínez y Ruth Beitia. Los tres comparten su amor por el deporte y la nutrición y eso se notó en el transcurso de la gala, que se celebró en la Casa Municipal de Cultura.

Ruth Beitia llegaba a Avilés justo para la gala de entrega de los premios. Aclamada por niños y mayores, no dudó en hacerse fotos con todos los presentes antes de desfilar a la Casa de Cultura. «Estoy encantada de volver y más por este reconocimiento», afirmaba Beitia que añadía que «el mundo de las cofradías gastronómicas es fascinante en cuanto a la promoción que hacen, pero también un ejemplo de salud, que para los deportistas es básico».

La atleta recordó sus mejores momentos en la ciudad y se remontó al año 2003, cuando lograba superar la barrera de los dos metros de altura con su salto. «En Avilés batí mi sueño, cada vez que vuelvo a la ciudad se me ponen los pelos de punta», comentó emocionada.

Aunque Manuel J. Castillo y María José Martínez tuvieron la ocasión de presentarse ante el público con charlas y una mesa redonda, aprovecharon la ceremonia para agradecer públicamente el reconocimiento de la cofradía. El fisiólogo granadino se mostró ilusionado y afirmó sentir un «placer doble» con el premio. «Este tipo de homenajes hacen ver la importancia que tienen la relaciones sociales y la sociedad en si misma en la nutrición», apuntó Castillo, que insistió en que «siempre que hablamos de nutrición lo hacemos pensando en qué y cómo comemos, pero nos olvidamos de lo verdaderamente importante, el aspecto social y en eso la Cofradía del Colesterol es vital».

María José Martínez, exatleta y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), aprovechó su visita a la ciudad y los premios de la Cofradía para agradecer públicamente el trabajo que hace el doctor Jesús Bernardo con los deportistas españoles. «Es el faro para mucha gente del deporte y todos deberíamos valorar más lo que tenemos en casa», apuntó Martínez.

La exatleta quiso destacar el papel que juegan las cofradías como la del Colesterol Bueno y no dudó en señalar que «son el futuro porque unen bienestar y ocio y encima lo hacen bien y con lógica». Además, apostó por recuperar «el buen yantar, como se hacía hace años, eso es vida».

En la categoría de Mandiles de la Cofradía los galardonados fueron Armando Arias y Juan Luis Álvarez. Por otro lado, Marcelino Vaquero, 'Campanal' recogió el galardón a Toda una vida. La labor social destacada esta edición es la de los voluntarios de La Caixa y el de la labor deportiva para Belenos Rugby Club.

A su vez, la Cofradía del Colesterol guardaba una sorpresa, la entrega de tres 'Pin de Oro' a los doctores Jesús Bernardo y Luis Castellanos, por su colaboración con la entidad, y a Dulce Victoria Pérez Rumoroso, por sus cuentos infantiles.

Fotos

Vídeos