La Cofradía de Pescadores de Avilés alega que el inquilino que quiere desahuciar no es socio

El inquilino Javier Gándara, en primera fila.
El inquilino Javier Gándara, en primera fila. / PATRICIA BREGÓN

La defensa de Javier Gándara presenta el pago de las cuotas sociales y su nombramiento como miembro del cabildo como prueba de que lo es

C. DEL RÍO AVILÉS.

La Cofradía de Pescadores aseguró ayer que Javier Gándara «incumple sistemáticamente todas las obligaciones, empezando por habitar la vivienda», que le garantizarían un contrato de alquiler en El Nodo en unas condiciones especiales. El Juzgado de Primera Instancia Número 2 de Avilés, que ayer celebró la vista suspendida el pasado 9 de noviembre, tendrá que determinar ahora si el armador al que la Cofradía pretende desahuciar tiene o no derecho a mantener la vigencia del arrendamiento del inmueble.

Su abogado Manuel Barba argumenta que sí por su condición de socio y armador en activo, algo que niega la parte demandante. Según la Cofradía, Gándara perdió esa condición «en algún momento del año 2006». Sin embargo, tal como subrayó la defensa, siguió girándole los recibos de la cuota de socio, incluyendo el IVA, y le permitió participar en la actividad de la corporación con posterioridad, nombrándole vocal de la agrupación de trabajadores de bajura tras el proceso electoral de año 2003. En cualquier caso, para este letrado lo más importante para que el juez desestime la demanda es la admisión de la excepción procesal interpuesta, esto es, que junto con la demanda no se ha aportado el acuerdo del cabildo que lo habría refrendado, requisito exigido en los estatutos de la Cofradía para el ejercicio de acciones judiciales.

El secretario Alejandro Álvarez explicó que Gándara perdió la condición de socio al enrolarse en barcos con base en otros puertos que no son el de Avilés, en concreto el de Luanco. «Esto es automático para dejar de ser socio, pero la decisión la formaliza el Cabildo», sin embargo el inquilino no recibió ninguna notificación informándole de tal pérdida. El único documento en el que aparecería reflejada tal circunstancia es una respuesta a un fax del abogado Manuel Barba una vez iniciado este proceso judicial.

El abogado de Gándara subrayó esta «irregularidad» y aportó los recibos girados por la Cofradía a su cliente que demuestran el pago de la cuota de socio y del IVA hasta mayo de 2017, y los posteriores ingresados por su cliente sin que hayan sido devueltos.

«¿Cómo podría, además, presentar en 2015 una demanda de impugnación de los acuerdos sociales, algo que solo pueden hacer los socios?», interrogó Manuel Barba al secretario. «Porque se detectó después», respondió Álvarez. «La Cofradía se entera a partir de que ustedes presentan un informe de la vida laboral del inquilino entre la documentación de este proceso», añadió. «Y por qué se le ofrece un contrato de arrendamiento con derecho a compra si, como ustedes dicen, no era socio?». «Porque en apariencia lo era», justificó el secretario.

La Cofradía dejó a criterio del juez determinar si el demandado es o no socio de la entidad porque «incumple las otras tres condiciones y solo con la primera ya bastaría (para desahuciarlo)». En primer lugar, que faenaba en una embarcación adscrita al puerto base de Luanco, que en 2011 y 2014 subarrendó la vivienda a su sobrina y una deuda de 560 euros en gastos de comunidad, hechos nuevos no recogidos en la demanda, como advirtió el juez al abogado de la parte demandante, al inicio de la vista.

Manuel Barba, que reclamó la presentación del Libro de Socios a la Cofradía, que no fue aportado, advirtió que un armador no perdería su condición de socio por porque su embarcación tuviese otro puerto base que no fuera el de Avilés, según el reglamento de régimen interno de la entidad. Justificó, además, que su cliente no habitara su vivienda por el estado en el que quedó tras la extinción de un incendio en 2015. «Tiene un cien por cien de humedades, que tendría que reparar la Cofradía por ser la propietaria y lo que se nos dice es que la aseguradora no pudo dar con el inquilino», ironizó Barba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos