La Cofradía de Pescadores se opone a presentar la documentación a los socios

El abogado Manuel Barba, en una reunión mantenida en mayo con los inquilinos afectados. / MARIETA
El abogado Manuel Barba, en una reunión mantenida en mayo con los inquilinos afectados. / MARIETA

El abogado de los inquilinos sobre los que pesa una orden de desahucio presentará en los próximos días una alegación contra el recurso de la entidad

C. DEL RÍO AVILÉS.

La Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas se niega a mostrar sus papeles a los socios. El abogado Manuel Barba, que defiende los intereses de los inquilinos de El Nodo sobre los que pesa una orden de desahucio, se fue ayer de los juzgados con el recurso de la entidad contra esta pretensión. En realidad, nada que no esperase puesto que «los miembros del órgano de gobierno saben que el acceso a esa documentación servirá para preparar nuestra demanda».

La documentación en cuestión incluye las cuentas de este mandato y el anterior, el inventario de bienes y derechos, las actas de aprobación, el acta de ratificación del pleno, el presupuesto anual con ingresos y gastos, un listado de los inmuebles disponibles, otro de los ya vendidos, y otro con los que están a la venta con su precio de valoración, además del Impuesto de Actividades Económicas de los últimos años.

El letrado, que señaló que estas diligencias previas habían sido aceptadas por la magistrada-juez del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia, Número 4, tiene ahora cinco días para presentar un escrito de alegación contra el recurso de la Cofradía.

Una vez presentado, la jueza tendrá que decidir si dilucida el asunto en una vista oral o, por el contrario, puede basarse en la documentación presentada por ambas partes. Lo que sí anuncia ya Manuel Barba es un recurso a la Audiencia Provincial si la decisión es contraria a los intereses de sus clientes.

Como se recordará, los arrendatarios de una treintena de viviendas de la Cofradía en el barrio de El Nodo tratan de evitar la revisión del contrato de alquiler por parte de la entidad de pescadores al entender que tras esta decisión se esconde una maniobra para acabar expulsándonos de los pisos, por los que actualmente están pagando una renta muy baja. Ante esta negativa de los vecinos, que defienden que cumples los requisitos para vivir en ellos, la Cofradía inició los procesos de desahucio, el primero de los cuales se verá el próximo 9 de noviembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos