El colector industrial entrará en servicio en el primer semestre de 2018

Las obras del colector industrial, en el año 2010. / MARIETA
Las obras del colector industrial, en el año 2010. / MARIETA

La Confederación Hidrográfica y el Principado alcanzan un acuerdo por el que ambas administraciones realizarán obras de mejora

RUTH ARIAS AVILÉS.

Después de seis años de retraso y múltiples conversaciones entre la administración regional y la central, el colector industrial entrará en servicio en el primer semestre del próximo año. Así lo aseguró ayer en la Junta General del Principado el consejero de Infraestructuras y Medio Ambiente, Fernando Lastra, que compareció en comisión para responder a una pregunta de Ciudadanos sobre este asunto.

Lastra aseguró estar «en condiciones» de asegura que el colector se pondría en marcha en la primera mitad de año aunque, de momento, ambas administraciones aún se encuentran solucionando problemas que esperan arreglar «a corto plazo» para dar «garantía judicial al explotador de la obra, que es el Principado», señala el consejero.

Se da por hecho que cuando comience a funcionar el colector se producirán alivios al dominio público hidráulico tanto por necesidades del mantenimiento rutinario de las instalaciones como por otras situaciones sobrevenidas. En esto están de acuerdo tanto los técnicos de Cadasa como de la Dirección General de Calidad Ambiental, y se trata tanto de minimizar estos eventuales vertidos como de darles cobertura jurídica y evitar sanciones al Principado.

«Podríamos estar en el punto y final de la solución», asegura Fernando Lastra

Para ello ambas administraciones han ultimado un acuerdo en el que tanto la Confederación Hidrográfica, dependiente de la administración estatal, como la Consejería de Infraestructuras ejecutaran algunas obras. La última propuesta, lanzada por el Principado y confirmada por la Confederación, pasa por completar la infraestructura con compuertas de cierre en todas las arquetas motorizadas y con sistemas de control de telemando, además de válvulas de seccionamiento en las tuberías de impulsión de los bombeos, entre otras mejoras.

El Principado, además, realizará determinadas mejoras que pasan por el acondicionamiento del emisario de Xagó, en las que invertirá algo más de medio millón de euros. Los trabajos han sido ya encomendados a la empresa Tragsa y supondrán reubicar y mejorar los equipos eléctricos, reparar fugas y sellar el emisario. También se automatizará la arqueta de unión de las aguas tratadas en la depuradora y las que llegarán a través del colector de industriales, con el propósito de dar prioridad a las últimas en el caso de que el caudal sea demasiado abundante.

Así las cosas, con las dos administraciones de acuerdo, el colector podría ser una realidad en unos meses. Servirá para recoger los residuos de las grandes industrias de la margen derecha de la ría. Estos vertidos, tal y como recordó ayer el propio Lastra en su comparecencia, están «previamente tratados por las empresas, y están amparados por sus respectivas autorizaciones ambientales integradas».

«No rechazamos asumir la gestión de una obra que va a cumplir una función muy importante en términos naturales», señala Lastra. Según sus datos, el colector evitará el vertido directo a las aguas de la ría de Avilés de unos dieciocho millones de metros cúbicos de aguas residuales industriales cada año.

Las obras de la infraestructura se concluyeron hace alrededor de seis años, sin que desde entonces se les haya dado ningún uso. Supusieron una inversión cercana a los 17 millones de euros, y fueron ejecutadas por el gobierno central. El Principado debía asumir la obra y encargarse de su gestión y mantenimiento, pero hasta ahora se ha negado a hacerlo porque las deficiencias que presentaba aseguraban vertidos por los que el propio Principado podría ser sancionado.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos