La comarca juega 72,6 euros por habitante en el Gordo de Navidad

Margarita Prado lleva 52 años al frente de la Administración de Loterías número 3. / PATRICIA BREGÓN
Margarita Prado lleva 52 años al frente de la Administración de Loterías número 3. / PATRICIA BREGÓN

Los números más demandados son los finalizados en 13 y 17, aunque a ellos se ha sumado ahora el 155

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Las administraciones de lotería de la comarca encaran la recta final ante el ansiado sorteo del Gordo de Navidad, que se realizará el próximo viernes, 22 de diciembre, en Madrid. Las bolas del bombo y los niños del colegio San Ildefonso marcarán la suerte y decidirán quiénes son los nuevos afortunados. A la comarca se han consignado este año más de 8,6 millones de euros en lotería de Navidad, lo que supone que se buscará la suerte con 431.378 décimos.

La comarca juega la mitad que Oviedo y unos 17 millones menos que Gijón, la ciudad asturiana que mayor número de décimos tiene consignados en sus administraciones. Este año se jugará una cifra similar a la del año pasado, aunque todos los loteros coinciden en una «leve» mejoría en las ventas, que se traduce también en una mayor cantidad de boletos consignados. Tras el sorteo del Gordo de Navidad del año pasado la cifra total recaudada fue de 7.542.500 euros (377.125 décimos). Entonces también se logró superar la cantidad destinada a la comarca por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado, que rondó los siete millones.

LOS DATOS

Consignación 2017:
Avilés, Corvera y Castrillón jugarán 8.627.560 euros esta Navidad.
Consignación 2016:
la comarca tuvo consignados el año pasado 6.903.560 euros.
Ventas 2016:
la venta de lotería del año pasado se cerró en 7.542.500 euros.
Gasto por habitante:
cada ciudadano de la comarca jugará una media de 72,6 euros.

Este aumento de las ventas se ve reflejado en el gasto medio por habitante. Si el año pasado los vecinos de la comarca gastaban unos 63,5 euros de media en lotería de Navidad, estas fiestas se prevé que la cifra aumente hasta los 72,6 euros por persona. A estos datos hay que añadir la venta por máquina. Son muchos los clientes que acuden en busca de un número en concreto o de una terminación específica que no están consignados en su administración de loterías de cabecera, pero esta se los puede conseguir vía telemática.

Todos los número estarán en el bombo el próximo viernes, pero en la comarca tienen sus preferidos. Terminaciones 'talismán' tanto para los ciudadanos como para los loteros, que en previsión los guardan de año a año, aunque no siempre pueden ofrecer su disponibilidad. Avilés, Corvera y Castrillón se decantan por el 13 y el 17, aunque el 22 es otro de los «preferidos». Tres terminaciones que, a día de hoy, están prácticamente agotadas y es que son muchos los clientes que los reservan de año en año. «El 13, 15 y 22 son los números preferidos históricamente», incide Raúl Vázquez, de la Administración de Loterías número 10 de Avilés.

De caer en Avilés este año el Gordo de Navidad sería el tercero de la historia y tomaría el relevo de los vendidos en 2013 por la Administración de Loterías número 6, de la calle José Cueto y regentada por Eugenia Casares. Ella repartió una serie del 62.246. Previamente. En 2007 la suerte también sacudió la ciudad gracias al número 6.381, vendido en la número 5, de la calle Rivero. Todos los loteros coinciden en que «no hay varita mágica ni bola de cristal para saber el número afortunado» pero se impregnan de la ilusión de todos sus clientes.

«La venta está cerrado»

Quedan escasos siete días para que el bombo 'hable' y casi toda la lotería está vendida en la comarca. «Tengo muchas terminaciones agotadas. Tradicionalmente la gente en Avilés pide el 13 y el 15. Esos números ya no están disponibles, se venden muy rápido», explica Belén Panizo, de la Administración de Loterías número 1, en la Plaza de España de Avilés. Su sucursal recibe a miles de personas cada año, las colas son tradicionales algunos días previos al 22 de diciembre y es que «hay clientes que esperan a los últimos momentos para comprar los décimos que se devuelven».

La venta intensiva de décimos comienza en noviembre aunque este año se ha adelantado un poco con la llegada de turistas a la comarca. Los visitantes quisieron llevarse algunos números a sus lugares de origen. «La gente del Imserso que vino en julio y agosto se llevó lotería. Fue temprano porque el resto se empezó a vender hace un mes, más o menos», apunta Belén Panizo. La venta a turistas se ha notado también en la Administración de Loterías número 10, ubicada en la calle Jovellanos. Su lotero, Raúl Vázquez, explica que «los visitantes pasan por aquí en sus recorridos y se paran a comprar lotería. Es típico, este año hubo mucha venta para fuera de Asturias».

Muchos encargos

Los hay previsores y encargan sus décimos de año en año. «Tengo abonados a la lotería de Navidad que nunca fallan. De hecho, a ellos tengo consignada la terminación 13 por eso está agotada. Se les reservan sus números y así no se quedan sin ellos», comenta Margarita Prado, lotera de la Administración de Lotería número 3 de la calle Santa Apolonia, en Villalegre. Ella lleva 52 al frente de su sucursal, aunque el Gordo se le resiste no desiste, «esperemos que este año podamos brindar porque la suerte nos toque a nosotros». En Villalegre la venta está prácticamente cerrada, «se ha adelantado un poco respecto a otros años y previsiblemente cuando se acabe del todo veremos como se ha vendido más que el año pasado».

La última en dar el Gordo fue Eugenia Casares, que este año ha repartido más premios en otros sorteos. «El haber traído suerte a muchas personas ayuda porque te hacen publicidad. Los hay que prefieren esperar pero si lo hacen puede que pierdan el número que querían porque aquí vendemos todo muy rápido», destaca la lotera. A ella también le piden el 13 ó el 15, «son los números locales, no hay explicación para ello pero no hay año que cambie».

Roberto Morales es el lotero de la administración Parque Astur, que tiene un gran volumen de ventas al estar ubicada en un centro comercial. «La gente suele ir a los números fijos aunque los hay que esperan al último momento pero no siempre queda el que desean». En su caso recalca que el mayor número de ventas se produce los dos últimos días, «yo no lo doy por terminado hasta el mismo día porque siempre hay quien quiere algún décimo más».

Hay números que marcan a todo un país. Este año sin duda el 155 (por el artículo de la Constitución aplicado en Cataluña) es el más buscado, también en la comarca. «Yo lo tuve pero duró poco, se agotó porque tenía poca cantidad», explica Eugenia Casares. La terminación desapareció de las administraciones y de las máquinas en tiempo récord. «Todo lo que pueda pasar en el mundo afecta luego al Gordo de Navidad. El 155 ha sido demoledor, tenía algún décimo pero de casualidad», explica Roberto Morales, lotero de Parque Astur.

En la plaza de España los clientes intentaron probar suerte pero «no teníamos, tenía que ser por máquina pero se habían agotado». Lo mismo le sucedió a la administración de Margarita Prado, «el primer día ya no lo daba la máquina. Toda España buscó el mismo número y se colapsó».

Venta en bares

La mejoría en la venta de décimos de este año también se ve reflejada en la venta en bares. Los hosteleros acuden a las administraciones en busca de sus números, muchos de ellos fijos año tras año. «Se está vendiendo mucho más. Se está recaudando dinero continuamente en los bares y eso es un buen síntoma», destaca Margarita Prado. La Administración número 1 de Avilés, en la Plaza de España, también da servicio a los hosteleros de la zona y está notando los frutos de este año. «Está yendo bastante bien, no nos podemos quejar. En todos los sentidos se ve una leve mejoría respecto al año pasado», destacó su lotera, Belén Panizo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos