Comienza el juicio contra el confitero Julio Pardo por el asesinato de su mujer hace dos años

El acusado se enfrenta a una pena de cárcel de 25 años, solicitada tanto por la Fiscalía como por las acusaciones particulares

Y. L. AVILÉS.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial acoge desde primera hora de la mañana de hoy el juicio contra el propietario de la confitería La Duquesita, Julio Pardo, acusado del asesinato de su mujer, Ascensión Amores, hace dos años. Pardo se enfrenta a una pena de cárcel de 25 años, solicitada tanto por la Fiscalía como por las acusaciones particulares. El juicio, con tribunal de jurado, finalizará el viernes.

Según recoge el escrito de acusación del Ministerio Público, el negocio que regentaban juntos no daba los rendimientos económicos que esperaban, «lo que ocasionaba situaciones de tensión y conflicto entre ellos», agravadas además «por la mala relación que, desde hacía tiempo, existía entre la víctima y sus suegros». Se indica también que «por tales motivos, en alguna ocasión, la mujer propuso al acusado la posibilidad de dejar la confitería y abandonar Avilés, a lo que él se negó, imponiendo finalmente su criterio».

La Fiscalía sostendrá en el juicio que comienza hoy que, el lunes 25 de enero de 2016, el acusado y su esposa, aprovechando que el martes su negocio permanecía cerrado cenaron en un restaurante y regresaron a su casa sobre las once de la noche. Después de conversar durante un rato ella se fue a dormir y sobre las cuatro de la mañana, el acusado se dirigió al dormitorio y, «sin mediar palabra, de forma súbita e inesperada, le propinó con una llave inglesa numerosos golpes en la cabeza, dejándola inconsciente. Aprovechando esta situación de aturdimiento, que eliminaba cualquier posibilidad de defensa de la mujer, el acusado continuó golpeándola reiteradamente, fundamentalmente en la cara, provocándole un politraumatismo craneoencefálico severo que determinó su fallecimiento».

Además de la pena de prisión, la Fiscalía pide que el acusado indemnice con cien mil euros al padre de la víctima y con otros tantos a la madre, así como cincuenta mil euros para cada uno de los cinco hermanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos