La comisión del agua pide que comparezca Mercedes Fernández a instancia de los exconcejales del PP

La comisión del agua pide que comparezca Mercedes Fernández a instancia de los exconcejales del PP
La reunión de la comisión de investigación del agua en su sesión de ayer. / MARIETA

También se solicitará la presencia del hermano de la presidenta popular, «que trabajó en Aquagest», pese al rechazo del PSOE

José Fernando Galán
JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

Los tres exconcejales del PP integrados en el grupo mixto tras su marcha del partido han solicitado la comparecencia de Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias, ante la comisión del agua. También la de su hermano, extrabajador de Aquagest, sociedad mixta concesionaria del servicio de aguas objeto de la comisión que investiga la adjudicación y el desarrollo de la actividad. Ambos se sumaron a la solicitud de comparecencias de Izquierda Unida, con catorce personas físicas, entre ellas la ex alcaldesa y actual consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, y la referida Aquagest, ahora Asturagua, la empresa que junto al Ayuntamiento forma Aguas de Avilés. La propuesta salió adelante. Votaron a favor Somos, Ciudadanos e IU, el PP se abstuvo y el PSOE lo hizo en contra.

En la relación de IU figuran diez investigados en las distintas causas abiertas en juzgados de Avilés y Luego en el marco del 'caso Aquagest'. Son los exconcejales Miguel Ángel y Elena Villalba, ambos de la extinta Agrupación Social Independiente (Asia), y Carmen Vega, del PP, así como Joaquín Aréstegui, su marido y expresidente de la junta local de este último partido, además de seis exrepresentantes de Aquagest en el consejo de administración de Aguas de Avilés.

La completan cuatro altos cargos del organigrama técnico del Ayuntamiento y dos concejales, Constantino Álvarez, uno de los tránsfugas del PP, y el portavoz municipal socialista, Luis Ramón Fernández Huerga. Ninguno de ellos figura en causa judicial alguna relativa al caso, como tampoco lo está el Ayuntamiento de Avilés, y se da la paradójica circunstancia de que precisamente ellos, los cuatro técnicos, Álvarez y Fernández Huerga, son los únicos que tienen la obligación de comparecer ante la comisión. Para el resto es voluntario.

Además de las fechas se aprobó el orden de comparecencias. El primer día los representantes de Aquagest y sus ex consejeros, el segundo los técnicos y el tercero y último y los políticos y expolíticos.

La sesión de ayer también reflejó el nuevo orden de fuerzas en la comisión, de la que se ha caído uno de los dos representantes del PP, Carlos Rodríguez de la Torre, para dar entrada a dos de sus exconcejales Francisco José Zarracina y Alfonso Araujo, quien habló como portavoz de ambos y de su compañero de viaje. Apeló a la transparencia. «El PP se ha visto salpicado por el caso Aquagest, por eso pedimos la comparecencia de su presidenta regional», puntualizó. En cuanto a su hermano, «queremos que nos explique cómo fue contratado o si estaba allí por casualidad y también su cometido». La declaración de ambos «puede ser relevante», concluyó Araujo.

Dos criterios

Ana Bretón es ahora la única voz del PP en la comisión. La dirigió contra sus ex y contra el PSOE, contra la alcaldesa, Pilar Varela, a la que acusa de usar distintas varas de medir. «Hasta ahora nos había exigido que cualquier solicitud relativa a esta comisión se presentase a través del registro. Así lo ha hecho, por ejemplo, IU a la hora de pedir las comparecencias, pero sin embargo se ha permitido que un tránsfuga las presente sobre la marcha. Y se han ha admitido. A unos les pone todo tipo de impedimentos y a alguien que ha usurpado votos del PP le permite hacerlo sobre la marcha», dijo en relación a la petición de comparecencia de Mercedes Fernández y de su hermano.

Llarina González, portavoz de IU, volvió a acusar a la alcaldesa de poner trabas a la comisión. «Seguimos esperando por los informes jurídicos que han de valorar si, como hemos propuesto nosotros, el Ayuntamiento se persona como parte en el proceso judicial abierto en Lugo», señaló.

También afirmó que Manuel Campa, concejal de Promoción Económica y Ciudad y representante del PSOE en la comisión, «ha admitido que, como ya sabíamos, Aguas de Avilés no está cumpliendo las normas de contratación a la hora de incorporar personal a la empresa», extremo que el aludido negó. «Yo no he dicho eso, en todo caso ese tema habrá que valorarlo en las conclusiones finales», dijo al respecto.

Llarina González reprochó al PSOE que rechazase las comparecencias. «Si no hubiese nada que esconder no se opondría. Han votado en contra de que se pidan explicaciones a políticos y a exconsejeros en una empresa mixta en la que el ayuntamiento es el socio mayoritario que están siendo investigados por el juez».

En «total sintonía con IU», Somos se expresó en la misma línea. «El único objetivo del PSOE es cerrar la comisión cuanto antes, en falso. No aporta nada, y nos da de un montón de información repetida sin concedernos el mínimo margen de tiempo necesario para analizarla a la vez que nos niega la que realmente interesa. Cuanto mas corto se el plazo mejor, como han hecho con las comparecencias, fijándolas para dentro de dos semanas, sin darnos tiempo para nada», recriminó Yolanda Suárez.

El PSOE insistió en que la comisión «es un show montado en el aire sin el menor sustento ni fundamento impulsado por, IU que desde hace diez años acude a él de forma recurrente cuando no se le ocurre otra cosa. Somos se subió al carro, y ahora también se ha convertido en el campo de juego de las vendettas y las batallas internas entre el PP y sus tránsfugas», manifestó Manuel Campa.

Carmen Pérez Soberón, de Ciudadanos, argumentó su apoyo en que «nosotros no vemos inconveniente en que alguien declare ante una comisión» a la vez que se mostró escéptica de cara a los resultados. «Siempre estamos dándole vueltas a lo mismo, y no hay avances».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos