El apoyo para Iris, la «princesa» que lucha por su salud sin perder la sonrisa

Los compañeros de clase animan a Iris ante la última sesión de quimio
Iris Suárez, en la cama del hospital, lee los mensajes de sus compañeros ene l mural. / LVA

Los alumnos del colegio Santo Ángel le envían un mural para animarla ante la última sesión de quimio

C. R. AVILÉS.

Iris Suárez la niña avilesina que se prepara en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para recibir un trasplante de médula afronta las últimas semanas de su tratamiento arropada por el cariño y el ánimo que le envían sus compañeros de tercero de secundaria del colegio Santo Ángel. Antes de las vacaciones de Semana Santa, los alumnos terminaron un mural con distintas fotos, imágenes y textos dirigidos a una «princesa» que lucha por su salud sin perder la sonrisa. La niña, que afrontará la próxima semana la última sesión de quimioterapia, recibió con ilusión y alegría el regalo de sus amigos.

La pequeña Iris sufre una leucemia linfoblástica infantil de la que espera curarse si resulta exitoso el trasplante previsto tras el vaciado de la médula que comprobará su estado. Permanece ingresada en el HUCA desde diciembre, cuando sus defensas descendieron. La buena noticia poco después fue la aparición de un donante que, en los test preliminares con un rango de diez sobre diez.

A Iris le diagnosticaron leucemia en septiembre de 2016 en el Hospital San Agustín tras una noche en urgencias y se la confirmaron en el HUCA. En junio de este año había acabado con una larga temporada de ingresos hospitalarios y había pasado a visitar a los especialistas cada quince días y hacer revisiones completas cada mes. La última visita al HUCA fue el 30 de noviembre, entonces vieron que los análisis marcaban una recaída.

La pequeña permanece ingresada en el HUCA desde diciembre, cuando sufrió una recaída

Los padres de Iris han puesto toda la carne en el asador desde que recibieron el diagnóstico de su hija. Comenzaron una campaña en redes sociales para captar donantes de médula dando a conocer la historia de Iris e intentando concienciar sobre la enfermedad. «No puede ser que seamos el primer país en donación de órganos y casi no donemos médulas cuando es tan necesario. No sé si es por desconocimiento, pero tienen que tener claro lo que implica. Yo invitaría a quién fuera a pasarse por el área de oncología del hospital, igual así tomaban conciencia», comentaba entonces su madre, Ana Belén Trelles.

Precisamente ayer se posicionaba en contra de la reducción de la edad de inscripción en el registro de nuevos donantes de médula ósea de los dieciocho años hasta los cuarenta años, en lugar de los 55.

Los miembros de la plataforma nacional 'Médula para Todos' manifestaron su «más profundo descontento y desilusión con esta medida, que consideramos absolutamente perjudicial para los intereses de los posibles receptores, tanto actuales como futuros». Como muestra de este malestar con la Comisión de Seguimiento del Plan Nacional de Médula Ósea han decidido no participar en la celebración del día 'Imparables', una acción de concienciación que tendrá lugar el 16 de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos