Los partidos de Avilés critican a los tránsfugas y respaldan las liberaciones del Partido Popular

Los partidos de Avilés critican a los tránsfugas y respaldan las liberaciones del Partido Popular
Los tránsfugas ya ocupan su nuevo lugar en el pleno, separados del PP por los concejales de Somos y Ganemos. / MARIETA

Los no adscritos disfrutarán de cinco minutos de intervención en cada punto y no recibirán más medios

Fernando Del Busto
FERNANDO DEL BUSTOAvilés

Por un momento, el Pleno municipal de Avilés se convirtió ayer en una batalla (dialéctica) en la que todos arremetían contra todos. Los no adscritos cargaron contra todos los grupos, los demás contra ellos, socialistas contra Somos, populares contra sus tránsfugas, Ciudadanos contra populares... Con este enfrentamiento arrancaba el Pleno de marzo celebrado ayer.

Las hostilidades se desataban en el primer punto del orden del día: la nueva organización del Pleno y la propuesta del Partido Popular de que su concejala Ana Bretón disfrutase de media liberación. Aunque al final se aprobó, por el medio hubo que votar la propuesta de Alfonso Araujo de que el PP sólo disfrutase de un concejal liberado y hubo que resolver asuntos técnicos.

Fue el caso de la duda planteada por la diputada de Izquierda Unida, Llarina González Moreno, que requirió un explicación verbal a la secretaria municipal, Pilar Pontón, para aclarar como era posible que se aprobase una reorganización de grupos que ya se había aplicado en las comisiones de la semana pasada.

«Las liberaciones se aprobaron en 2015. Es algo que nos pertenece» Carlos Rodríguez de la Torre, PP

Las explicaciones de Pilar Pontón apuntaron a que era la manera de resolver una «situación paradójica». Si se esperaba al Pleno, el PP estaría sobrerrepresentado y se limitaría el derecho de participación del concejal, reconocido por la Constitución y el Tribunal Constitucional. Aplicar la decisión antes permitía respetar esos derechos.

La alcaldesa, Mariví Monteserín, desveló que los cuatro ediles no adscritos (Constantino Álvarez, Alfonso Araujo, Francisco José Zarracina y Juan Cuesta) disfrutarían en cada punto del orden del día de cinco minutos para intervenir, organizándose ellos con libertad. En principio, la puerta para más recursos materiales, incluida la secretaria de apoyo, se encuentra cerrada.

A partir de ahí, comenzaron las hostilidades. Alfonso Araujo, no adscrito, calificó como «surrealista» que solo Somos apoyase la media liberación del Partido Popular, y también criticó a la formación morada por su falta de coherencia «ya que en este tema ha votado de tres maneras diferentes». Araujo rechazó el calificativo de tránsfugas puesto que «no hemos cambiado ningún gobierno ni mayoría en el Pleno».

«No somos tránsfugas porque no se ha cambiado el gobierno» Alfonso Araujo, concejal no adscrito

Desde Ganemos, Agustín Sánchez, defendió que cada organización se organizase de forma autónoma. Ciudadanos se abstuvo y su portavoz, Carmen Pérez Soberón, recordó al portavoz del Partido Popular, Carlos Rodríguez de la Torre, su argumento para rechazar la propuesta de liberación que ella había formulado hace varias semanas: «Un grupo pequeño con un buen secretario municipal, puede ejercer la acción política con soltura. Y yo creo que ahora sois un grupo pequeño», afirmó la edil. Además pidió a los concejales no adscritos que «no tratasen de utilizarla».

La portavoz de IU, Llarina González, defendió «el derecho» de liberar a concejales «para que todo el mundo pueda hacer política, no solo los ricos» y reprochó a Araujo el tono de su primera intervención. «Es un mal comienzo, no podéis ir contra todos», recordando al exconcejal popular que «coherencia es irte para casa y que entre otro compañero si no estás de acuerdo».

Desde Somos, David Salcines defendió la abstención como forma de conjugar el derecho a que los grupos dispusiesen de recursos para la acción política y, al tiempo, defender su propuesta de limitación salarial de los cargos públicos. También criticó los planteamientos de los no adscritos. «Si tengo una discrepancia con mi partido, me voy para mi casa. Eso es coherencia. Aquí no se viene a vivir. Se vota un proyecto político», declaró.

«Somos coherentes, siempre hemos apoyado la acción política» Luis Ramón Fernández Huerga, PSOE

Carlos Rodríguez de la Torre defendió la media liberación como la aplicación de la medida aprobada al inicio del mandato para el Partido Popular, al que correspondían dos concejales con dedicación exclusiva. Reclamó el apoyo a su partido ya que una crisis como la de los populares «le puede pasar a cualquiera», calificando el voto de Ciudadanos como «una vendetta» y calificando su diálogo con Soberón como «una conversación personal».

El PSOE, a través de su portavoz municipal, apoyó la media liberación por «coherencia», según declaró su portavoz, Luis Ramón Fernández Huerga, recordando a los otros grupos que «no se trata de un derecho, ya muchos ayuntamientos no lo tienen». Huerga cargó contra Somos al que reprochó su «demagogia de votar en contra, pero luego aprovecharla».

Pero la batalla de los tránsfugas aún no se ha terminado. Al terminar el Pleno, Constantino Álvarez presentó un ruego, momento en el que los tres ediles del PP se ausentaron del salón de sesiones de manera estentórea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos