Condecorados dos agentes por una trayectoria «intachable» en el cuerpo

F. B. AVILÉS.

La celebración de El Pilar fue el escenario para condecorar a dos agentes de la compañía de Avilés de la Guardia Civil, además de ser el momento en el que el instituto armado homenajea a asociaciones y personalidades locales y a los guardias jubilados.

Así, Manuel López Bajo, comandante del puesto de Avilés, recibía la Placa de la Orden de San Hermenegildo, con la que el Ministerio de Defensa reconoce una trayectoria de 34 años años de servicio.

Desde el Ministerio de Interior, se concedía a Ricardo Velasco Reguero la Cruz de Plata a la Constancia en el Servicio en la Guardia Civil para reconocer sus veinticinco años en la Benemérita. Actualmente, Velasco integra los efectivos del Equipo Roca de la comandancia de Gijón que trabaja en la comarca de Avilés. Ambos reconocieron ayer la satisfacción de la condecoración por su actividad.

Además, el capitán de la Guardia Civil en Avilés, Mariano Revuelta, entregó sendos detalles a dos guardias civiles jubilados: Urbano Maeso y Fernando Fernández Veiga. El primero figura entre los agentes que en su día inauguraron las actuales instalaciones de Bustiello. «Son hombres duros, que trabajaron en años de carencias. Una de las asignaturas pendientes de la Guardia Civil es el trato a sus jubilados y, con este detalles, queremos agradecer sus años de servicio», declaró Revuelta en su intervención.

La compañía de Avilés entregó un figura ecuestre de un Guardia Civil a Alcohólicos Anónimos de Avilés y a José Manuel García 'Roxín', presidente de la Ucayc, dentro de sus reconocimientos anuales a diferentes personas e instituciones locales. En el caso de Alcohólicos Anónimos se quiere reconocer sus cincuenta años en la ciudad, donde disponen de seis grupos de apoyo. En el caso de Roxín, la Benemérita agradecía su disposición a colaborar en actividades con placas y trofeos, además de la promoción de carreras ciclistas.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos