Conexión con la Antártida

Los alumnos, atentos a la conexión con la base española en la Antártida.
/MARIETA
Los alumnos, atentos a la conexión con la base española en la Antártida. / MARIETA

Alumnos del Santo Ángel contactan con la base española en Isla Decepción

C. R. AVILÉS.

Alumnos de primero de secundaria del colegio Santo Ángel conectaron ayer con la base Gabriel de Castilla del Ejército de Tierra en la Antártida para conocer un poco más sobre la Antártida y el trabajo que hace allí un equipo de la Universidad de Oviedo, en el que se encuentra la avilesina Cristina García Hernández, exalumna del centro. A las diez de la mañana, como esta previsto, el capitán Antonio Donis y la científica saludaron a unos atentos escolares que escucharon con atención los datos que el primero les ofreció sobre el peculiar continente.

Ayudado por fotografías y gráficos, Donis les mostró cómo es la Isla Decepción, situada a trece mil kilómetros de Avilés y hasta la que hay que llegar a través de avión y barco, tras cruzar el «muy peligroso» Pasaje de Drake. Explicó que tenía forma de herradura porque era un volcán, un diámetro de quince kilómetros y unas «características únicas» para la investigación científica de la flora y la fauna por su morfología. «Es un privilegio que España esté aquí», señaló.

Donis también les mostró el verano austral, en el que no anochece, y la estación en la que el continente mengua su tamaño por el deshielo. «Por el invierno es al revés, todo se congela y se forma la banquisa», trasladó. El espesor medio del hielo es de 2,5 kilómetros y en algunas zonas puede llegar a alcanzar los 4,7. Eso sí, «casi nunca nieva ni llueve. Esto es un desierto de hielo con temperaturas que bajan hasta los 87º C negativos». «Llueve menos que en el Sáhara», comentó para sorpresa de los alumnos.

«Las temperaturas bajan hasta los 87º negativos, pero llueve menos que en el Sáhara»

Cristina García explicó los proyectos científicos que un equipo de la Universidad de Oviedo de cuatro personas y dirigido por Jesús Cid desarrolla allí. «Realizamos un seguimiento del proceso de glaciación de las islas del norte de la península y a qué velocidad se produjo», trasladó. Y antes de que se lo preguntaran, añadió que eso es importante «para conocer mejor el fenómeno del calentamiento global y el cambio climático porque así tendremos datos con los que comparar las mediciones actuales».

Tras las intervenciones de ambos, los alumnos quisieron saber cómo era su día a día entre tanto frío y hielo, si echaban de menos su casa y otras curiosidades sobre su trabajo en la base española y la isla.

La conexión fue una iniciativa del jefe de estudios Alberto López y la profesora de informática Sara Isabel García. Además de los alumnos de secundaria, también participó la profesora de infantil Katia García, hermana de la científica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos