El confitero acusado de asesinar a su mujer en Avilés será juzgado en enero

Julio Pardo, a su llegada al juzgado de Avilés, desde la cárcel de Asturias./MARIETA
Julio Pardo, a su llegada al juzgado de Avilés, desde la cárcel de Asturias. / MARIETA

Julio Pardo, propietario de La Duquesita, será juzgado del 8 al 12 de enero y se enfrenta a la petición de 25 años de prisión solicitada tanto de la Fiscalía como de la acusación particular

EFEOviedo

El propietario de la confitería La Duquesita de Avilés, Julio Pardo, será juzgado del 8 al 12 de enero como único acusado del asesinato de su mujer, Ascensión Amores Porcel, unos hechos por los que tanto la Fiscalía como la acusación particular solicitan una pena de 25 años de prisión. El juicio con tribunal de jurado se desarrollará los días 8, 9, 10 y 12 de enero en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El matrimonio regentaba, desde 2012, la confitería La Duquesita, en la calle Fernández Balsera de Avilés, donde el acusado realizaba las tareas propias del obrador y la mujer, de 46 años, atendía al público. El negocio, que había sido explotado con anterioridad por los padres del acusado hasta su jubilación, no generaba los rendimientos económicos pretendidos por el matrimonio.

Según el escrito de acusación del Ministerio Público, esta situación provocaba situaciones de tensión y conflicto entre ellos, agravadas además por la mala relación que, desde hacía tiempo, existía entre la víctima y sus suegros. Por tales motivos, en alguna ocasión, la mujer propuso al acusado la posibilidad de dejar la confitería y abandonar Avilés, a lo que él se negó, imponiendo finalmente su criterio.

El Ministerio Fiscal sostiene que, el lunes 25 de enero de 2016, el acusado y su esposa, aprovechando que el martes su negocio permanecía cerrado por descanso semanal, acudieron a cenar a un restaurante de la calle San Francisco de Avilés, regresando a su domicilio en torno a las 23:00 horas y, una vez allí, tras conversar durante un rato, la mujer se acostó.

Sobre las 04:00 horas ya del día 26, el acusado se dirigió al dormitorio conyugal y, encontrándose a la mujer dormida, «sin mediar palabra, de forma súbita e inesperada», le propinó, con una llave inglesa, numerosos golpes en la cabeza hasta provocarle la muerte.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía interesa que se le imponga 10 años de libertad vigilada, así como el pago de indemnizaciones por valor 450.000 euros a los padres y cinco hermanos de la víctima.

Fotos

Vídeos