El confitero Julio Pardo reingresa en prisión tras su estancia en el HUCA

Julio Pardo. /  ÁLEX PIÑA
Julio Pardo. / ÁLEX PIÑA

Julio Pardo había sido atendido en el centro hospitalario tras una ingesta descontrolada de pastillas

C. R. AVILÉS.

Julio Pardo, culpable de asesinar a su mujer, Ascensión Amores, el 26 de enero de 2016, regresó a prisión el pasado jueves tras haberse recuperado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) de una ingesta de pastillas por la que había ingresado nueve días antes. El presunto intento de suicidio tuvo lugar a los dos años exactos del crimen por el que permanece en prisión provisional en el centro penitenciario de Villabona a la espera de sentencia.

El que fuera confitero de La Duquesita fue juzgado la segunda semana de enero en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, en Oviedo. El jurado lo consideró culpable de un delito de asesinato con los agravantes de parentesco y género. La sentencia podría condenarlo a una pena que oscilará entre los veintidós años y medio y los veinticinco de cárcel.

Julio Pardo confesó durante el juicio que su idea era suicidarse y, según la instructora de las diligencias policiales, el acusado les dijo durante su ingreso en el HUCA que no podía hacerlo sin acabar antes «con su hermana, sus padres y su mujer» para evitarles sufrimiento. Pardo asesinó a su mujer golpeándola en la cabeza más de treinta veces con una llave inglesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos