El congreso del Partido Socialista de Avilés tendrá dos candidaturas

Monteserín y Huerga, tras la última victoria electoral. / MARIETA
Monteserín y Huerga, tras la última victoria electoral. / MARIETA

Luis Ramón Fernández Huerga medita si se presenta a la reelección y el 'sanchismo' prepara un candidato alternativo para el cónclave

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La Agrupación Socialista de Avilés aún no tiene fecha para su congreso local. Pero ya ha asumido que los afiliados deberán elegir entre dos candidaturas. Queda por poner nombres a los aspirantes a la secretaría general y la fecha, con el límite máximo del 26 de noviembre, para la cita congresual, pero las dos grandes familias existentes en la ciudad ya piensan en sus equipos.

El 'susanismo', o la línea más clásica del PSOE, es la corriente mayoritaria en la agrupación local. Tanto en las primarias para la secretaría general como en la elección del nuevo responsable de la Federación Socialista Asturiana sus candidatos ganaron de una manera amplia frente a las otras opciones.

El 'sanchismo', o la línea del nuevo socialismo, no ha cuajado en Avilés de la misma manera que en otras ciudades de la región. En ambas elecciones, la diferencia en el recuento de votos es similar: 53 en las primarias federales (en las que 19 afiliados optaron por Patxi López) y 52 en las regionales.

Izquierda Socialista aún no ha fijado su postura, aunque han venido respaldando a Sánchez

En este contexto, desde el 'sanchismo' se ha decidido acudir a una nueva confrontación electoral y no pactar una lista de consenso como se venía haciendo en los congresos anteriores, una vez cerradas las diferencias entre Renovadores y Tercera Vía, si bien esta división interna ya forma parte de la historia.

«Si pactamos una lista, renunciaríamos a toda la idea del partido que hemos defendido este tiempo. Los afiliados deben elegir el modelo de PSOE que quieren», aseguran desde el 'sanchismo' local. La única incógnita es decidir la persona que encabezará esta lista. Iñaki Malda, uno de sus líderes visibles, se descarta por sus responsabilidades en la secretaría general de la Unión Comarcal de UGT. El nombre de Fernando Prendes concitaba apoyos, pero su presencia en la dirección regional lo imposibilita. De esa manera, el 'sanchismo' trabaja en la definición del posible candidato que se podría conocer en cuestión de días.

No es la única incógnita por despejar. El actual secretario general, Luis Ramón Fernández Huerga, aún no ha decidido si optará a la reelección o no.

Izquierda Socialista debate internamente que hará. En las primarias federales apoyaron a Sánchez y en las asturianas dieron libertad de voto a los militantes integrados en esta corriente, si bien su simpatía hacia Adrián Barbón no se ocultó. En este sentido, todo indica que su apoyo a una opción u otra no alterará en nada los resultados finales, ya que sus votos han sido 'sanchistas'.

La clave del congreso local se encuentra en esa parte de la militancia que no termina de participar ni de votar. En mayo de 2017, en un momento de máxima movilización, la diferencia entre los dos primeros candidato fue de 53 votos, con 63 militantes que no habían ejercicio su derecho al voto, además de los 19 que optaron por Patxi López.

El pasado septiembre, la diferencia entre ambos las dos candidaturas fue de 52 apoyos y 128 personas no ejercieron su derecho al voto. Además, entre ambas citas el censo se incrementó al pasar de 355 militantes en mayo a 372 el pasado septiembre.

Lo normal sería que el censo de noviembre se encuentre más cerca de la cifra de septiembre, incluso la supere. El trabajo de ambos grupos es convencer a esas 128 personas que, con dos modelos tan distintos de organizar el PSOE, optaron por no ir a votar. De ahí la importancia en la definición del candidato para sumar más votos.

Fotos

Vídeos